Os Regos do Castrove

Se sube por el Rego de San Martiño, se baja por el de A Armenteira y en el medio, el monte Castrove que separa las rías de Marín y Vilagarcía.

Este es el resumen de la caminata de este lunes. Son dos pequeños ríos cuyo entorno, sobre todo en un día como el de hoy en el que la lluvia hace brillar la hojarasca del suelo y las temblorosas hojas de la arboleda, es de una hermosura llena de encanto. El San Martiño es más salvaje y torrentero, más natural, no tan «civilizado» como el de Armenteira cuyo curso ha sido acondicionado con farolas y sendas repisadas, y hasta una réplica de una aldea gallega de dudoso gusto.

Aún así es un río precioso, jalonado de muiños y rocas cubiertas de musgo, con estrechos carreiriños y frondosa arboleda. Es una senda que han titulado como  A Pedra e A Auga, muy frecuentada en todas las estaciones.

Hemos iniciado la andadura en la Iglesia de San Martiño de Meis, no lejos de la de San Salvador de la que dice la leyenda que perdió sus campanas  a manos de los musulmanes que, habiéndolas arrojado el Rego de San Martiño en el lugar de O Pozo negro, fueron descubiertos y obligados a reponerlas.

O Rego da Armenteira ostenta el honor de pasar por unos de los cenobios más emblemáticos de la comarca, el de San Ero, el fraile que se quedó dormido durante cien años al arrullo de un ruiseñor.

Con rachas intermitentes de lluvia y sol, recorrimos ambos ríos separados por las pistas forestales que serpentean por el Castrove y una vez finalizada la caminata rematamos la jornada en el vecino municipio de Meaño, lugar de Simes, en donde se halla el Furancho de A Pastora de cuyo variado y satisfactorio menú hemos dado buena cuenta al tiempo que brindábamos por el cumpleaños de nuestro entrañable Torres, gran andarín  y compañero de gozos y fatigas, a quien le deseamos larga vida, salud y felicidad.

Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
17,840 Km. 5 h. 5 min. Media Chubascos 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.