Castro da Pedra Moura

El lunes pasado estuvimos en el Parque Arqueológico de Campo Lameiro al que se le ha dado bastante publicidad con inauguración solemne y cosas así y eso contrasta con el silencio y discrección con que se trabaja en otros asentamientos que solamente los vecinos del lugar conocen y que merecerían más atención por su interés.

Tal ocurre con el Castro da Pedra Moura, sito en la parroquia de Borreiros, Gondomar, al que nos hemos acercado en esta mañana, desde A Oliveira, localidad muy cercana a este asentamiento, datado en la edad del hierro, en plena explotación arqueológica, en elque ya se muestran detalles como las viviendas ciculares propias de la época, parapetos y muros defensivos que aún están por restaurar pero cuyas huellas pueden apreciarse en el terreno.

Una vez visitado el castro, seguimos nuestra andaina a lo largo de 17 Km. por pistas, senderos y veredas, siempre a la sombra, guiados por nuestro amigo Eduardo que, con esa brújula que tan bien instalada tiene en su cerebro, fue abriendo nuevos caminos, algunos de gran belleza, protegidos en todo momento por la benéfica sombra y refrescados durante toda la mañana por una deliciosa brisa.


Este indicador señala el comienzo de la pequeña ruta diseñada para visitar el castro. A la derecha una de las viviendas en restauración.


Desde este cerro, la cota más elevada del castro, se domina una gran extensión de tierra y mar. De ahí su valor estratégico para aquellos tiempos.


Debido a la actual sequía, los cauces de estos los ríos de montaña están casi secos y por algunos se puede caminar cómodamente.


Esta pista simula ser una gran avenida forestal entre eucaliptos. A la derecha, el hermoso sendero que nos conduce a la Fraga de Oliveira.

Distancia Duración Dificultad Tiempo
Datos de la ruta 17,4 Km. 3h 56 min. Media Soleado

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Nota: Para ampliar, hacer clic en las imágenes.

El Atapuerca gallego

En estos días de calor no hay como senderear por las riberas de nuestros ríos bajo la sombra de los abedules, los olmos, los avellanos y otras especies que  protegen al caminante del agobio canicular.

El objetivo de esta jornada era visitar el parque arqueológico de Campo Lameiro que ha sido recientemente restaurado, vallado y acondicionado bajo los auspicios de la Consellería de Cultura y que junto con otros tres conforman la Red Gallega de Patrimonio Arqueológico. No quedará decepcionado quien  visite su Centro de Interpretación, modernísima instalación, modélica en su género, que ilustra y entretiene a quien esté interesado en conocer cómo era la vida de nuestros antepasados de hace unos cuantos miles de años.

Partimos de la zona de recreo de Ponte Lodeiro a donde se llega saliendo de Pontevedra por la carretera de Orense  desviándose por la PO 231  con dirección a Campo Lameiro.  Un indicador de madera informa de que allí comienza la ruta del río Maneses, que nos lleva río arriba a lo largo de  casi 3 Km. para encontrarse con la Ruta del Centro de Interpretación al que hipotéticamente se llega en poco más de 2 Km. Digo hipotéticamente porque el tramo final de la ruta está intransitable debido a los tojos y zarzas que impiden el paso obligándonos a dar un rodeo por una pista forestal cercana.

También hay que andar con ojo por las ribera del Maneses que en ciertos tramos también está impracticable en la margen izquierda por lo que hay que cruzar el río y continuar por la derecha. En, fin es una pena que habiendo gastado tanto dinero y talento en el parque arqueológico no hayan pensado un poco en acondicionar esta ruta, muy hermosa por cierto, gran complemento para lo que nos espera después.

Visitado el parque, volvimos sobre nuestros pasos hasta el punto de inicio que es donde el río Maneses entrega sus aguas al Lérez que fluye mansamente hasta Pontevedra. Nosotros hemos recorrido sus orillas hasta cerca del lugar de Redonde, a unos cuatro Km., ruta también de ida y vuelta, de excepcional belleza, pues une a la hermosura de los paisajes de ribera la majestuosidad del gran río.


La zona de recreo de Ponte Lodeiro con trampolín a la piscina natural en el río Lérez. El puente de donde parte la ruta del Maneses presenta un aspecto lamentable.


Numerosos molinos, algunos restaurados y en funcionamiento, jalonan las riberas del río Maneses.


Viejos pontillones y modernas pasarelas para atravesar el río.


Fachada y detalle del  interior del Centro de Interpretación.


Todas las estaciones de petroglifos del parque están perfectamente señalizadas.


El río Lérez en su camino hacia el mar. Foto de familia de los chicos del lunes.

Distancia Duración Dificultad Tiempo
Datos de la ruta 20 Km. 8 h. Baja Soleado

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Nota: Para ampliar, hacer clic en las imágenes.

PRG-91 Ríos de piedra

El nombre oficial del PRG 91 es Piscinas do Pedras  y es aconsejable hacerla  después de  que haya llovido durante unos cuantos días  porque en esta época de tan continuada sequía  los ríos pequeños y medianos como éstos se van quedando sin agua, mostrando al caminante sus cauces casi secos. En el caso que nos ocupa, comprobamos con cuanto acierto ha recibido este río el nombre que tiene, das pedras, porque, efectivamente, su lecho está formado por cantos rodados de gran tamaño o por enormes lajas que cubren la colosal rampa de por la que  apenas  si discurría una lánguida lámina de agua en nuestra caminata del pasado lunes.

Tenemos la intención de volver a estos parajes cuando  las lluvias devuelvan al río su vigor y podamos contemplar la estampa impresionante  de esta enorme cascada en todo su esplendor.

La ruta tiene su inicoa en el parque de O Castelo, de  A Pobra do Caramiñal desde donde las marcas blancas y amarillas del PRG nos llevan a la ribera del Río das Pedras por cuyas márgenes discurre gran parte de este recorrido en su tramo ascensional, hasta llegar al parque eólico que es donde comienza el retorno,  paralelo al río Barbanza hasta retomar el tramo inicial cerca del inicio.

La ruta está bien señalizada hasta un poco después del lugar de Entreríos, donde las marcas han desaparecido en una pista muy incómoda llena del ramaje allí abandonado  debido, seguramente, a la corta de eucaliptos post incendio.

Es una ruta con espectaculares vistas de la ría de Arousa y que vale la pena repetir con tiempo de lluvia para poder disfrutar del impresionante cuadro que deben ofrecer las aguas del río Pedras en su caída por los muy pronunciados desniveles de su cauce encajonado en las gargantas de los montes de la sierra del Barbanza.


El escaso caudal deja a la vista los cantos rodados que dan nombre al río y el enorme lecho de piedra casi seco.


El viejo puente es el único vestigio que queda el monasteiro de Miserela ubicado en este lugar y ya desaparecido.


Después de una escarpada subida viene el descenso por la pista abarrotada de ramas y palos que dificultan la marcha. Seguramente que en estas labores se cargaron las marcas del PRG.


A esta ruta le vendría bien un repaso para reponer rótulos y marcas y aliviar algunos tramos de matorral y tojo. A la derecha, los chicos del lunes al final de la jornada.


No muelen nada sino que generan electricidad con moderna tecnología que contrasta con la vieja estampa del ganado pastando a su alrededor. (Pulsar para ver).

Distancia Duración Dificultad Tiempo
Datos de la ruta 22,100 Km. 8 h. Media         Soleado

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.