Ponte de Lima-Barcelos

logolunes3.jpg

Lunes, 04 de agosto de 2008
Adrián, Dietmar y José.
Recorrido: 40 Km.
Dificultad: Media/Alta
Duración: 9 h.

Hace casi exactamente un año, el 6 de agosto, recorrimos la etapa del llamado Camino Portugués Central que va desde Barcelos hasta Ponte de Lima. En esta ocasión lo hemos repetido pero en sentido contrario. Dejamos uno de los coches en Barcelos y el otro en Ponte de de Lima desde donde inciamos la larga andadura  por la generosa sombra que nos deparaban los maizales, viñedos y bosques por los que discurre esta ruta. Aunque una gran parte del recorrido está asfaltado, la casi total ausencia de tráfico motorizado, la suavidad de su trazado, la abundancia de fuentes e incluso la oportunidad de refrescarse con un delicioso baño en las aguas da Ponte das Tábuas hacen de esta andadura  un camino agradable  que no se hace largo a pesar de sus 40 km. de recorrido.

Aunque como se apunta más arriba, lo hayamos hecho hace un año  en el sentido Barcelos-Santiago, hay que reconocer que andar la misma ruta en sentido contrario, más que repetirla es vivirla de nuevo hasta el punto de que, aún reconociendo muchos de los sitios por los que ya habíamos pasado, parecen distintos, con una nueva apariencia.

Tanto en dirección a Santiago como en la contraria, recomendamos esta ruta a a todo aquel que guste de disfrutar del placer de andar en la seguridad de que no se sentirá dsfraudado.

Unas cuantas imágenes dan cuenta de algunos de los detalles de este recorrido.

             
Los lunes son días de feria en Ponte de Lima. Curioso cruceiro con su Cristo pintado en chapa en vez de esculpido, que es lo habitual.

    
La flecha amarilla señala el Camino de Santiago y la azul el de regreso que es el que hicimos nosotros cruzándonos con bastantes peregrinos.

  
Caminamos bajo un cielo absolutamente inmaculado. Una parada para tomar la fruta.

  
Dietmar y José alivian el calor y en cansancio en las aguas que corren bajo A Ponte das Tábuas, parroquia de Balugäes.

  
Es frecuente ver ondear la bandera nacional a lo largo del camino, lo que desmuestra el hondo sentido patriótico de los portugueses. Ya anochece cuando entramos de nuevo en el centro del Barcelos.

Anuncios