Fervenza de Tourón

Aún tenemos cerca en nuestra memoria la excursión del pasado setiembre por estos parajes, uno de cuyos hitos más destacados habría de ser la Fervenza de Tourón, una cascada que se encuentra cerca de la aldea del mismo nombre y que en aquella ocasión, en pleno estiaje, era apenas un hilo de agua que resbalaba por las enormes rocas que sirven de cauce al río Cerves en este lugar.

Hemos repetido la marcha en estos días de abundantes lluvias, con pequeñas variantes en el trazado respecto a la anterior, con la intención de ver cómo estaría la fervenza ahora y, a buena fe, que no nos ha decepcionado. Es ésta buena época para visitar este tipo de sitios por lo que pensamos aprovechar la climatología tan típicamente invernal de la estación para seguir el rastro de las fervenzas que estén a nuestro alcance.

Esta de Tourón es todo un espectáculo. Tiene dos niveles. Desde el primero el agua, abandonando su cauce normal, se precipita en vertical sobre la primera poza y continúa deslizándose sobre una ancha laja para volver a bajar de nuevo en furibunda cascada hacia el fondo del río que se pierde entre pinares  serpenteando a lo largo de unos cuantos kilómetros hasta las llamadas Pozas de Melón, también ahora pletóricas de fuerza, bajando la corriente de salto en salto hasta que llegamos a la N-120 y nos desviamos hacia Quins que es donde nos espera un delicioso y confortante cocido que devoramos con fruición antes de reemprender la marcha hacia el solar en el que se encuentran los famosos Canastros de Quins con su Calvario, un importante enclave de gran valor etnográfico de cuya contemplación no pudimos disfrutar en todo su valor a causa del fuerte temporal que en esos instantes se abatió sobre nuestras cabezas.

Es hora de regresar para que la noche no nos sorprenda, así que emprendemos la vuelta pasando por Melón y su espléndido monasterio en el que apenas paramos, pues lo conocemos de nuestra reciente visita y no está el tiempo como para detenernos allí más que uos pocos minutos.

Entre chaparrón y chaparrón recorremos los pocos kilómetros que nos faltan para llegar a nuestro punto de partida en el lugar de O Retiro, muy cerca de A Cañiza, en donde rematamos esta lluviosa pero muy agradable jornada.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
25,750 Km. 7 h. 20 min. Media Lluvia

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Fervenzas de Parafita

Esta vez ha sido un miembro de nuestro grupo de Sendereando de los lunes, José Luís, de nombre dasparrandas en wikiloc, quien ha diseñado la estupenda ruta cuyo principal objetivo era visitar las afamadas Fervenzas de Parafita o Pedrafita también conocidas como las de Raxoi, en el municipio de Valga. En resumen, unas cascadas que ahora, con las abundantes lluvias de este invierno, alcanzan toda su plenitud y espectacularidad.

Iniciamos la ruta en el lugar de Contade en continuo ascenso hasta llegar a la cima del monte Xesteira coronada por un conjunto de antenas entre las que destaca la torre meteorológica de Valga, una singular construcción rematada por una esfera que semeja un balón de fútbol y desde donde de divisa la espléndida panorámica de los montes adyacentes cubiertos por una ondulante niebla que cubre sus cimas, cendal flotante de leve bruma, que diría nuestro romántico Gustavo Adolfo Bécquer.

A través de fincas, pinares y alguna que otra aldea llegamos a las Fervenzas de Parafita, cuyo entorno está provisto de pasarelas de madera que permiten contemplar la impresionante catarata desde muy cerca. Aunque no es un salto de gran altura si lo es de generoso caudal que se precipita rebosante de espuma por el accidentado cauce en cuyas orillas un antiguo muiño se beneficiaba antaño de la fuerza de su corriente.

Después de que nuestros ojos y oídos hayan disfrutado con avaricia de la hermosa estampa que nos ofrece el agua en su imponente explosión de espuma y ruido, seguimos nuestro camino hacia Carracedo en cuya “Parrillada Antonio” nos espera la abundante y sabrosa pitanza que aplacará las hambres que estos primeros 19 km. han despertado en nuestros ansiosos estómagos.

Aunque la lluvia nos ha respetado durante casi toda la jornada, no rematamos nuestra caminata de hoy sin que, poco antes de llegar al punto de partida, nos caigan un par de chaparrones de poca importancia que nos obligan a sacar los paraguas cuando ya estamos llegando al fin de la ruta en la mencionada aldea de Contade.

Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
26,520 Km. 6 h. 50 min. Media Nublado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Pinares de Salceda y Cristiñade

¡Oh mi amigo el invierno!,
mil y mil veces bien venido seas,
mi sombrío y adusto compañero;
¿no eres acaso el precursor dichoso
del tibio mayo y del abril risueño?

La verdad es  que nosotros no compartimos el entusiasmo que nuestra querida Rosalía manifiesta en estos versos   por la llegada del invierno pero no negamos que la compañía de la lluvia y el viento entre la niebla gris que viste de un cierto halo de misterio los solitarios caminos por los que, entre pinares y veigas, chapotean nuestras botas tiene cierto encanto aunque quizá el mayor de ellos sea, como dice la autora de En las orillas del Sar, la esperanza cierta de que  después vendrán los alegres días de la primavera.

Y para que eso suceda aún nos quedan unas cuantas jornadas de lluvia, viento y frío pues, por lo que parece, este invierno del 2014 se ha  tomado en serio su papel y apenas si nos deja tregua para disfrutar de un día apacible así que seguimos encharcando nuestros pies en corredoiras y carreiriños convertidos en pequeños torrentes y auténticos regatos por los que ya nos hemos acostumbrado a caminar como si fuese la cosa más natural del mundo.

En este lunes hemos vuelto a la zona de Salceda de Caldelas para repetir, en parte, la ruta que cuspedriños nos dejó en wikiloc pero prescindiendo de su tramo sur, el de los ríos Tea y Miño, y sustituyéndolo por el que, por el norte, asciende a la denominada Fraga do Rei, en tierras de Cristiñade, municipio de Ponteareas, aprovechando una parte del PRG 163, una corta ruta que pasa por allí.

Sin apenas tocar el asfalto, excepto en la zona urbana de Salceda, la ruta de cuspedriños discurre enteramente por pinares y fincas. Es un hermoso recorrido que, seguramente en primavera o en otoño, nos dará la oportunidad de contemplar bellas panorámicas de los valles del Tea y del Miño.

Una vez más, llegados a Salceda, nos aposentamos en el Bar Central donde de nuevo nos agasajan con un estupendo yantar que nos da fuerzas y alegría para continuar nuestra caminata hasta la iglesia de Alxén que es donde  habíamos iniciado nuestra marcha.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
23,100 Km. 6 h. 40 min. Media Lluvioso 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Carballeiras de Millerada

Jesussimon es un extraordinario andarín descubridor de nuevas y atractivas rutas las cuales comparte generosamente en wikiloc para disfrute y aprovechamiento de los que, siguiendo sus huellas, recorremos los preciosos parajes que a menudo encontramos en nuestras caminatas.

Por eso, cuando preparamos los itinerarios de nuestras jornadas en Sendereando, con frecuencia echamos mano de los suyos. Así lo hemos hecho en este martes tomando como base el denominado Carballeiras de Millerada que nosotros hemos ampliado con una docena de kilómetros.

Ahora, ya en pleno invierno, con el tiempo propio de la estación, los caminos están espesos, con frecuencia enlodados o encharcados, lo cual hace que el paso sea lento en ocasiones. También los chaparrones que son abundantes y copiosos dificultan la visión y ralentizan la marcha.

Por otra parte los bosques, sobre todo los de la floresta autóctona, carballos y castaños, muestran sus árboles desnudos, despojados de los hermosos colores del otoño aunque, por otra parte, tales adversidades son compensadas por las bonitas imágenes que nos ofrecen los numerosos torrentes y pequeñas cascadas que se han formado con las recientes lluvias gracias a las cuales los cauces de los caudales mayores van sobrados brindándonos la bella estampa de sus aguas fluyendo embravecidas río abajo.

Hemos comenzado nuestra ruta en la aldea de Garellas que es donde se encuentra la primera carballeira del recorrido, anticipo de las muchas que nos vamos a encontrar a lo largo del día. Quizá el invierno no sea la época para disfrutar de estos bosques en su mejor momento. En primavera o en verano lucen su espléndido follaje de verde intenso y de añiles y ocres en otoño en contraste con la gris desnudez de sus ramas que aún así encierran cierto encanto en su desoladora belleza.

Poco después  de la parroquia de Millerada que da nombre a esta ruta, abandonamos el circuito original para seguir monte arriba por un empinado cortafuegos que nos introduce en un denso pinar por el que, a falta de otro camino, nos vemos obligados a atravesar entre altos y punzantes  tojos durante los 400 m. que nos separan de la carretera por la que retomamos la ruta en la aldea de Malburgo sin que podamos, por falta de tiempo, visitar el Pazo de Hermosende, cuna del que fue el primer alcalde de Forcarei que es el concello titular de estos lugares.

Continuamos hasta Cachafeiro deteniéndonos allí para comer siguiendo después hasta el lugar de Acivedo y por la Ribeira do Valiño llegar a Garellas y su ermita de San Antonio que es donde finaliza nuestra caminata.

Alrededores de Malburgo

Alrededores de Malburgo

Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
22,382 Km. 6 h. 40 min. Media Lluvioso 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.