Seis décimas de Oliveira

Tal como estaba anunciado, la Caminata Sabatina, cerró su temporada de invierno con una marcha que se inció en la finca de Eduardo, uno de nuestros senderistas más fieles, en Oliveira. Oliveira es una pequeña población rural situada en la parroquia de Borreiros, Nigrán, al este de la Groba, esa sierra imponente en forma de lomo de ballena que va desde Bayona hasta El Rosal.

De allí salimos los diez y ocho componentes de la Caminata Sabatina para realizar un hermoso recorrido de unos 14 km. por los alrededores de Oliveira. Al regresar a la finca, nos esperaban allí amigos y familiares. El Padre Ángel ofició una misa entrañable en su pequeña y coqueta capilla y, a continuación, nos sentamos todos a comer y a festejar la jornada.

La décima o espinela es una estrofa de arte menor inventada por Vicente Espinel, allá por el siglo XVI. Hay en nuestra literatura algunas muy famosas como aquella que comienza “A un panal de rica miel, cien mil moscas acudieron…” de Samaniego, o aquella otra que dice: “Cuentan de un sabio que un día…” de Calderón de la Barca.

Pues a mí se me ha ocurrido comentar nuestra estupenda jornada en Oliveira en estas seis décimas, de carácter festivo, con las que he querido dejar testimonio de tan feliz evento.

Tal como estaba anunciado,
a las diez de la mañana,
salieron en caravana
cada cual con su cayado.
Iba el grupo encabezado
por “Café”, burro muy listo,
que dándose mucho pisto
era el mejor caminante,
que andarín tan rebuznante
hasta agora no se ha visto.

Detrás iban las señoras
y también los caballeros.
Montes subieron enteros,
valles cruzaron en horas.
Brisas soplaban traidoras
anunciando vendavales
mas los hados ancestrales
no permitieron tormentas
y regresaron contentas,
cansadas, pero cabales.

Y ya todos en la hacienda,
que era hacienda muy hermosa,
por ser gente religiosa
oyeron misa y ofrenda.
Mas era el hambre tremenda
y amigos y familiares
dispuesto habían manjares
que en las mesas relucían
y gran gusto prometían
a los nuestros paladares.

Tortillas de las mejores,
estupendas empanadas,
dulces tartas almendradas,
rojos vinos tentadores,
aguardientes y licores,
todos fueron degustados,
consumidos, devorados,
con gran goce y alegría.
Y hubo más algarabía
cuando todos aún sentados

entonaron la canción
a los acordes y trinos
que desgranaba, divinos,
Dietmar en su acordeón.
Siguió el cante y la emoción
hasta que el sol fue cayendo
y la tarde fue cediendo
su luz a la noche oscura.
La andariega singladura
fuese cantando y riendo

pues muy contentos estaban
de tan gozosa jornada.
Como era gente educada,
a los dueños declaraban
su gratitud y rogaban
venturas y bendiciones.
Que tales anfitriones
merecidas las tenían
pues bien conquistado habían
los andantes corazones.

Senderos de fe

La romería de Nuestra Señora de A Franqueira es una de las más tradicionales y antiguas de Galicia. Se celebra el lunes de Pentecostés y es conocida también como la romería de Las Pascuillas o de primavera. El santuario situado en las estribaciones de la sierra de A Paradanta, perteneciente al municipio de La Cañiza.

Multitud de las parroquias de la comarca acuden a esta romería portando en sus andas la imagen de su “santa” aunque también asisten algunos “santos” varones.

Los componentes de “Los Lunes al Sol” se han unido al hermanamiento de la parroquia de El Carmen de Vigo con El Carmen de Paraños, parroquia cercana al santuario de A Franqueira.

La parroquia de Paraños es uno de los lugares de encuentro donde se reúnen algunas de las parroquias colindantes para subir juntas hasta el Santuario de La Franqueira.