Ribeira Sacra

La Ribeira sacra se llama así por la profusión de monasterios e iglesias que jalonan ambas orillas del Sil. Está dotada de maravillosos parajes, paraíso de senderistas. Hemos pasado allí un fin de semana, en una casa rural de Parada de Sil, la cuna de los antiguos “barquilleiros”. En la plaza del pueblo han levantado un monumento a la entrañable figura del vendedor de barquillos, habitual personaje de las alamedas de la capital de España, principalmente, y de otras muchas capitales de provincia y ciudades importantes.

Anuncios