La Torre de alarma de Barciela

Husmeando en wikiloc nos hemos encontrado con una ruta de nuestro desconocido colega jesussimon dedicada a la Torre de alarma de Barciela, un solitario y casi desconocido monumento que ha suscitado nuestro interés por lo poco frecuente que es encontrar este tipo de construcciones en nuestros recorridos.

En la web del Concello de Forcarei, en cuya parroquia de Santa María de Castrelo se encuentra, nos ilustran acerca de la mencionada torre en los siguientes términos:

Del siglo XV se conserva, en buen estado, la esbelta torre de Alarma de Barciela, situada en el iglesario de A Mota. Posee esta obra tres cuerpos, el primero cuadrangular y con hornacina; el segundo formado por la plataforma para emitir las señales luminososas y albergar los huecos de las campanas, y el tercero con un pequeño frontis enmarcado por una cornisa de pizarra y rematada antiguamente en un pináculo que hoy ya no tiene. La función que cumplía esta torre, que perteneció a la Torre-fortaleza del Castro de Montes, era la de convocar a los vecinos, antes de la construcción del templo parroquial, a los actos de culto y a las juntas generales de Montes, que se reunían a deliberar en el llamado Campo da Granxa, o también, con posterioridad, alertar a la población de las incursiones de las bandas facciosas que, como la del célebre Guillade, asolaban la región durante las Guerras Carlistas.
 

Es una pena que monumentos como este, testigos de la historia de nuestro país, se encuentren en tal estado de abandono. La Torre forma un conjunto muy interesante con un hórreo a punto de desplomarse y la casa rectoral con parte de su tejado hundido. Se salva la iglesia que parece estar en buenas condiciones.

En la Torre hemos comenzado la ruta de este lunes para seguir desde allí por caminos que serpean entre leiras y monte bajo hacia el río Lérez  por cuyas riberas avanzamos hasta A Ponte Vella de Forcarei pasando por Ponte Maril hasta llegar a Ponte do Crego, tres de los cuarenta puentes que cruzan el río y de los que hay reiteradas referencias aquí, en Sendereando. Poco antes de llegar a Ponte Maril nos vimos obligados a descalzarnos para vadear el río con excepción de Moisés que se las arregló para atravesarlo  sin sacarse las botas.

A partir de Ponte Maril, en vez de seguir el PRG 113 que se separa de la orilla, continuamos pegados al río, lo que nos obligó a caminar por un estrechísimo sendero a veces muy cubierto de maleza o casi oculto entre la hierva. En  A Ponte do Crego nos desviamos a la aldea de Duas Igrexas que queda a unos 2 km. de Forcarei, la capital del municipio, en donde nos paramos para comer.

La salida de Forcarei nos depara un par de kilómetros de asfalto pero después volvemos a las corredoiras y carreiriños típicos del rural atravesando pequeños núcleos de población como los de Mámoa y Liñares.

Ya los días de esta avanzada primavera son más generosos en sus horas de luz por lo que el sol aún está bastante alto cuando llegamos a nuestro punto de partida, la Torre de alarma de Barciela.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
23,000 Km. 6 h. 52 min. Media/alta Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Sendereando y cantando

La gente de Sendereando son personas alegres y festeiras que gustan, de vez en cuando, combinar caminata y jolgorio. Y es que el frecuente contacto con la naturaleza, ya sea caminando por las riberas de nuestros ríos,  por la orilla del mar  o por bosques de carballos, pinos y eucaliptos, oxigena nuestros pulmones y llena nuestros corazones de un optimismo vital y contagioso.

Hace aproximadamente un año partimos de Oliveira para llegar hasta Casa Paco, nuestro restaurante de referencia en Torroña, donde nos reunimos para degustar su conocido y apreciado menú a base de percebes y cabrito (ver La “perceberancia” de Casa Paco aquí, en Sendereando) y tan satisfechos quedamos que repetimos.

Parte la caminata del citado restaurante, en pleno centro  de la sierra de A Groba, en Torroña, siguiendo un ruta circular entre pinares y monte bajo, mansamente sinuosa por las suaves elevaciones que rodean el lugar. El intenso amarillo del tojo  y de la retama combinado con el verde brillante de la hierba en esta mañana soleada y fresca conforman un delicioso paisaje que hacen de esta caminata un agradable paseo de primavera.

No pasan de 14 los kilómetros que ha recorrido esta alegre cuadrilla de senderistas que en amena convivencia llega al restaurante tan fresca y campante como de si un breve paseo matinal se tratase. No tardan en agregarse los demás amigos no caminantes pero amigos de Sendereando para compartir entre todos el espléndido festín con que nos deleita  Casa Paco.

La alegría y el alborozo alcanzan su cima cuando llegamos los postres  y levantamos nuestras copas para brindar por el feliz cumpleaños de nuestra entrañable Silvia. Entra en escena Dietmar con su acordeón al que coreamos con entusiasmo entonando las viejas canciones de nuestro repertorio. Poco después desenfunda Cristina su guitarra para rasguear, acompañada de María y Silvia, alegres melodías del sur uniéndoseles después  José con su laúd, rematando la cosa en un divertido trío que anima el ambiente resultando una auténtica jarana en la que participan todos los comensales presentes en el salón.

En resumen, una jornada estupenda para no olvidar y repetir.

Las fotos y el vídeo, obra de Cristina, dan una idea de cómo transcurrió jornada de este sábado.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
13,900 Km. 3 h.  Fácil Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Costa da Vela

Por lo menos hay cinco entradas en Senderando comentando nuestras caminatas por la Costa da Vela y es que raro es el año en que no hacemos un recorrido por los inigualables contornos del  bellísimo litoral que que conforma esta parte de la penísula del Morrazo.

O Hío,  Area Brava, Punta Couso, Donón, Cabo Home, las playas de Barra, Melide, Nerga y Liméns, extensos arenales de finísima arena, apenas hollada en esta jornada primaveral por los escasos bañistas, nudistas en su mayoría, que no quieren perderse la tibia caricia del sol en este día casi veraniego.

Contrastan sus cuerpos desnudos casi enterrados en la arena con nuestro rudo aspecto,  bien pertrechados, mochila al hombro, bastones, botas y gorras pisando fuerte en el liso y casi impoluto arenal.

Gran parte del recorrido que se inicia en  O Hío discurre por la orilla del mar, obligándonos a salvar gran cantidad de rocas y peñascos con las olas lamiendo nuestros pies, por lo que es aconsejable hacerlo con la marea baja. En esta ocasión, echando mano de nuestras habilidades cartográficas, hemos diseñado una ruta que es la suma de otras dos: la que partiendo de O Hío llega pasando por Punta Couso hasta Donón y otra que desde Donón va por las playas hasta el punto de partida.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
20,910 Km. 7 h. 12 min. Fácil Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Entre Loureza y San Campio

No hace mucho, en el pasado noviembre, hicimos la ruta llamada de Las pozas de Loureza cuyo punto de retorno fue el Alto da Pedra para regresar al de origen bajando por las mencionadas pozas. De aquella el río bajaba hermoso y más bien bajo debido al largo período de sequía.

Por eso ahora, después de tantos días de lluvia, hemos querido ver cómo estaba el Tamuxe y sus pozas. La verdad es que no nos ha decepcionado. A lo largo de sus orillas aún pueden verse las huellas de sus crecidas que han superado con creces las márgenes de su cauce de hoy bastante alto aún.  El estrecho sendero que inicia la marcha río arriba no tarda en desaparecer obligándonos a caminar sobre las grandes rocas que bordean la corriente, muchas veces mojadas con gran riesgo de resbalón y con peligro de caer en las alocadas aguas del Tamuxe que bajan verdes y transparentes de poza en poza.

Llegados a donde el terreno se hace intransitable nos desviamos monte arriba hasta las pista forestales que entre pinares y monte bajo, parte transformada en los los extensos viñedos de  albariño, caiño y treixadura ya en plena sierra de O Argallo, nos llevan hasta Figueiró, en donde se yergue el conocido Santuario de San Campio. Nos desviamos hasta la carretera Tui-A Guarda para reponer fuerzas en el restaurante Los Pedregales. 

El regreso entre pinos y eucaliptos, también por monte bajo cubierto con las flores amarillas del tojo que brillan en este día de espléndida luz primaveral, nos devuelve a la la aldea de Loureza, medio perdida en la estribaciones de la sierra de A Grova, cuando la luz del ocaso va menguando sobre los verdes campos y las viviendas, cubriéndolas con un manto de paz y quietud.



Para ver  el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Por el monte Castrove

Hace poco más de dos años, partiendo del municipio pontevedrés de Poio emprendimos la marcha, Castrove arriba, por su ladera sur hasta llegar al campo del Golf de Meis casi en la cima y descender al monasterio de Armenteira, tildado pomposamente como la catedral del Salnés en unas recientes declaraciones del Presidente de la Diputación a cuyo organismo hay que agradecer la espléndida tarea realizada en la construcción de preciosas rutas como las del Río San Martiño, O Río da Chanca y la  Da augua e  da pedra, todas muy cerca unas de otras,  recuperando  los viejos senderos, hasta hace poco abandonados, con sus muiños y carreiriños, a lo largo de las orillas de los citados ríos rebosantes del verdor y la belleza que le brindan las abundantes aguas de las generosas lluvias del reciente invierno y la frondosidad de la floresta que ya luce  esplendorosa en esta incipiente primavera.

En esta ocasión, basándonos en la ruta que nos ha dejado pedrocob en wikiloc, hemos comenzado  en Armenteira y, siguiendo en sentido contrario a la anterior, hemos subido por la ladera norte del Castrove hasta el campo de golf.  Llegados poco después  al lugar de A Escusa, iniciamos la bajada por el río San Martín para llegar a Barrantes en donde paramos para comer.  Barrantes se encuentra cerca de Cambados, en pleno valle del Salnés, la tierra del albariño cuyos viñedos se extienden a lo largo y ancho de toda la comarca salpicada de numerosas bodegas en las que se procesa y almacena el apreciado caldo.

Salimos de Barrantes para iniciar el regreso por la citada ruta Da auga e da pedra, que sigue tan hermosa y bien cuidada como la primera vez que la recorrimos. En un par de horas estamos de nuevo en Armenteira cerrando así el bucle y rematando la jornada.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
21,20 Km. 7 h. 25 min. Media Lluvioso 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.