Río do Seixo

Siguiendo los pasos de Mari Carmen Moledo sobre su ruta “Admirando el Río Seixo” (Wikiloc 19.01.2014), aunque con algunas variantes, hemos tenido la oportunidad de gozar de una de las estampas más hermosas que la naturaleza puede ofrecernos en el territorio que nos rodea, pues no muy lejos de aquí, se encuentra Cerdedo, el municipio pontevedrés que lindando con los de Forcarei, Cotobade y Campo Lameiro, a orillas del Lérez, río grande de la provincia, está situado en una zona ganadera y boscosa, rodeada de montes por los que discurren también modestos ríos como O do Seixo, que ahora en pleno otoño y después de las recientes lluvias, es una corriente de agua que baja hacia al valle como un torrente de belleza entre la arboleda añosa engalanada con su vestidura otoñal, trotando entre las piedras cubiertas de musgo, bordeada por las levadas y casetos de los antiguos muiños hoy casi camuflados entre el ramaje.

Para llegar al río inciamos nuestra marcha en el lugar de Barro, a unos 3 Km. de la capital del municipio, para seguir ascendiendo por el PR-G 69 o Ruta de Frei Sarmiento, ya conocida por la gente de Sendereando y muchos otros senderistas.

La abandonamos un poco después de pasar por la aldea de Carballás para desviarnos hasta la Regueira de Covaladrós por una senda ancha y tapizada de césped natural que nos lleva por O Val do Salgueiro hasta el tramo que enlaza con el río de O Xeixo que es en donde comienza esa fiesta para los sentidos con la que nos obsequia la madre naturaleza en estos parajes que parecen extraídos de la paleta del más inspirado de los pintores.

Río abajo nos lleva el sendero que lo acompaña hasta enlazar de nuevo con el PR-G 69 en las inmediaciones del puente romano de San Antón, uno de los accesos a la zona urbana de Cerdedo. Ya son cerca de las tres de la la tarde, hora en que, como es costumbre, nos dirigimos al restaurante O Meu Lar para dar cuenta de la generosa cuchipanda con que allí calman nuestro apetito que a estas horas no es cosa de poca importancia.

Reconfortados y recuperados los ánimos que nunca desfallecen en los aguerridos caminantes de Sendereando, bajamos de la alta villa hasta las riberas del Lérez y en un periquete alcanzamos el sitio en donde habíamos iniciado la caminata de este lunes cuando la tarde anuncia su declive con unos hermosos arreboles que aparecen en cielo que comienza oscurecerse.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
19,580 Km. 6 h. 14 min. Media Claros/Nubes 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Anuncios

Pazos de Borbén

Los de Sendereando solemos andar sobre seguro. Vamos bien preparados, con nuestras botas de senderismo, ropa adecuada, chubasquero, paraguas, provisiones de agua y alimento, buen humor y ánimo, dispuestos para afrontar cualquier incidencia que pueda surgir durante la marcha preparada con antelación sobre la cartografía disponible y bajada a un aparato con GPS de la más reciente tecnología.

Pues a pesar de todo eso, a veces las cosas no salen perfectas. O nos cae un aguacero que hace inútiles nuestras protecciones o una ruta equivocada nos deja estancados en medio del monte. También puede ocurrir, y eso no es culpa de los mapas, que nos topemos con un paso de río que no seamos capaces de vadear. Y eso es lo que nos pasó en nuestra caminata de este lunes.

Recién comenzada la marcha en As Muras, al llegar a la presa de A Tola nos encontramos con que la pasarela que facilitaba el paso para vadear al río Borbén estaba hundida en la corriente. El primero que intentó saltar sobre ella resbaló y, aunque sin males mayores, dio con sus huesos en el suelo. Más suerte tuvieron los demás que, unos haciendo equilibrios sobre una rama que por allí había, otros vadeando descalzos la corriente, alcanzaron la otra orilla.

Seguimos por la hermosa levada de Casqueiros, una larguísima acequia que transportaba el agua del vecino río a los muiños, discurriendo entre la hermosa espesura otoñal de los bosques de ribera para enlazar con el sendero de gran recorrido, el GR 58. Y aquí, en este sendero, comenzaron nuestros problemas pues, siguiendo la ruta que señalaba nuestro gps, nos introducimos en la espesa maleza del monte por el que equivocadamente el citado aparato se empeñaba en señalar que por allí iba la ruta.

Cada vez nos adentrábamos más y cuando nos planteamos la posibilidad de retroceder habíamos andado tanto que decidimos seguir hasta salir de aquel atolladero. Y lo conseguimos, pero no sin gran esfuerzo y hasta con cierto riesgo, al tener que salvar un empinado terraplén por el que que abandonamos el monte y salimos a la carretera agarrándonos a las ramas de arbustos y maleza para no salir despedidos como si cayésemos de un tobogán. Especial mención merece nuestro querido Dietmar que con un brazo enyesado superó la prueba a base de habilidad, empuje y resistencia.

Seguimos, ya más descansados, por la orilla del río Borbén cuyas aguas bajaban por su cauce rebosantes de belleza y vigor hasta alcanzar el lugar de Sequeiros por donde se toma la pista que va hasta el mirador de O Santo Aparecido y desde allí, ya en continuo descenso, llegamos a las inmediaciones del centro urbano de Pazos de Borbén, en cuyo restaurante Cernadas nos esperaba un reconfortante caldo gallego seguido de una deliciosa ternera estofada que, acompañada de un sabroso vino tinto original de la casa, colmó con creces nuestro devorador apetito.

Recompuestos y animados con tan agradable reparación seguimos, entre fincas y verdes prados, bajo el tibio sol de la tarde hasta As Muras, el lugar en donde terminó y comenzó esta accidentada caminata.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
20,910 Km. 7 h. 12 min. Media Nublado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Faro de Budiño-Salceda

Las tierras de Salceda y de Budiño son bien conocidas para los caminantes del Sendereando y de ellas hay repetidas referencias en este blog. Lo que hemos hecho en esta ocasión fue juntar varios tramos de rutas ya realizadas componiendo un recorrido por los aledaños de Salceda de Caselas y de Budiño iniciando nuestra andadura en la zona de los pazos: el pazo de Aballe, la Casa Grande da Picoña, el pazo de Pegullal, un conjunto de casas señoriales que dan un carácter único a este territorio.

Comienza la caminata con una fuerte ascensión a los montes colindantes para bajar después hasta el lugar de Fraga , una preciosa aldea  a los pies de los montes de Budiño a donde, subiendo de nuevo por el inevitable GR 58 llegamos al área recreativa del Faro que en su cara oeste presenta una enorme pared de granito que frecuentemente es escalada por los deportistas especializados en esa especialidad que ya le ha costado un disgusto a más de uno. Es un privilegiado mirador del Valle del Louro.

Desde el Faro, que es el enclave más alto de la ruta,  descendemos hacia las tierras de Salceda, aprovechando algún tramo del PRG 132 que nos lleva al lugar de As Conforcadas un un hermoso lugar en el que se encuentra un viejo muiño, una fuente y un agradable parque forestal. Enlazamos de nuevo con el GR 58 por el que que llegamos al centro urbano de Salceda en cuyo Bar Central nos espera un agradable condumio que nos viene muy bien después de los casi 20 km. de la jornada matinal.

Entre nubes, claros y un poco de lluvia, salimos del Salceda atravesando los pinares que la rodean para llegar a las orillas del río Caselas que nos llevan de nuevo a la zona de los pazos que es donde iniciamos la ruta de este lunes.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
24,590 Km. 7 h. 11 min. Media Nubes/Lluvia 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

O Hío – Donón

El veranillo que nos ofreció este otoño en la semana pasada con sol y temperaturas que llegaron a alcanzar los 27º mudó de forma casi repentina a un temporal de lluvia y viento que nos acompañó durante toda la jornada de este primer lunes de noviembre en nuestra caminata hacia Donón, una pequeña población en plena Costa da Vela en donde desde hace unos años, llegadas estas fechas, celebramos la entrada de la nueva temporada con una comida especial en el restaurante Cabo Home que se encuentra en este lugar.

No es la primera vez que nos acompaña el temporal que por estos territorios suele revestir singular virulencia. En esta ocasión, una intensa lluvia acompañada de rachas de viento siguió nuestros pasos tenazmente, sin darnos tregua. Ni paraguas ni chubasqueros pudieron evitar que llegásemos al restaurante empapados. Allí nos secamos, hasta cierto punto, y compensamos las inclemencias del tiempo con la pitanza que nos dispensó el citado restorán a base de centollos y rodaballo que, sin estar a la altura de anteriores ocasiones, sirvió para pasar un buen rato al abrigo de la borrasca.

Esta ruta es una constante en las caminatas de Sendereando pero es la primera vez que la hacemos por el interior, sin apenas tocar la costa por donde el temporal era todavía más violento aunque el recorrido pierde algo de su belleza y gana bastante en asfalto.

De regreso a la lluvia y al viento, nos topamos con un inesperado reportero de la televisión gallega empeñado en hacer un reportaje no sabemos de qué con preguntas que eran gritos que en medio del fragor de la tormenta apenas si podían entenderse.

Pasado el monte de O Facho, ya camino del punto de inicio, parecía que el temporal amainaba dando tregua a nuestros paraguas por unos minutos pero pronto arreció de nuevo y así, entre chaparrones y rachas de viento, alcanzamos nuestra meta.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
18,820 Km. 3 h. 30 min. Fácil Lluvioso 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.