Carballeiras de Brión-Río Tambre

Cuando hicimos esta ruta hace más de dos años aún era invierno y la naturaleza, recogida y desnuda, no ofrecía a nuestros ojos la espléndida estampa de los extensos prados de esta comarca ganadera cubiertos por la temblorosa hierba cuyo verde intenso brilla bajo el sol primaveral.

En este Concello de Brión por el que discurre la ruta de hoy abundan las carballeiras que en este tiempo de primavera ya avanzada lucen sus frondosas copas vestidas con el alegre verdor de sus hojas titilando por mor de la brisa suave y fresca que sopla en la mañana.

Iniciamos la caminata en el atrio de la iglesia de Santa María de Viceso para seguir entre prados  y otras tierras de labor hasta la localidad de Forxán que cuenta con un castro y cruceiro. El castro está cubierto de maleza, pinos y tojos por lo que apenas  se aprecia  su estructura. El cruceiro es cabeza de la Ruta dos Cruceiros que discurre por las aldeas aledañas como las de Pousada y Mourentáns cuyos hitos más sobresalientes son los  cruceiros de Bemil, Boullón, Vioxo de Abaixo y Mourentáns.

Nosotros seguimos más al norte hacia el río Tambre que por estos lares ha sido transformado en el embalse Barrié de la Maza por cuyas orillas caminamos durante casi toda la mañana por la pista que corre paralela cuya  espesa vegetación apenas si permite contemplar el río.

Al llegar al Club de piraguismo nos desviamos del río para toparnos con la Fervenza do Pozo Negro, que forma el río Chavielos ya cerca de su desembocadura en el Tambre. Con tan escasas lluvias como las esta temporada, la cascada no está en su mejor momento pero el sitio, en medio de una gran carballeira, mantiene su mágica hermosura aunque su entorno está bastante descuidado. La pasarela de madera que da acceso al lugar está destrozada y poco tiempo pasará antes de que el paso por allí sea imposible.

Ya en la parroquia de Ons, volvemos a encontrarnos con las grandes praderas que se extienden en suave desnivel hacia la iglesia de Santa María de Ons frente a la cual se halla A Taberna do Ruso, así llamada por haber sido establecida por un célebre vecino de la parroquia, Domingo Guzmán Ruso, fallecido con más de 90 años, no hace mucho según nos cuenta su hijo Manuel. Esta no es una taberna al uso, sino su propia vivienda en la que los comensales son atendidos en el salón de la casa en un ambiente familiar y cordial.

Pepita ha cocinado para nosotros un insuperable cordero al horno con salsa de tomate que, con sus aperitivos a base de croquetas de cocido y tortilla de patatas que se deshace en la boca, todo acompañado de un rioja de calidad y rematado por postres caseros tales como filloas y arroz con leche caramelizado, hizo las delicia de esta tropa de caminantes.

Menos mal que el regreso al punto de origen no pasa de los 4 Km. que fueron superados con poco esfuerzo y gran goce después de tan grata jornada.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
23,000 Km. 6 h. 37 min. Fácil Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Na beira do mar

Na beira, na beira, na beira do mar,
hai unha lanchiña pra ir a navegar,
pra ir a navegar, pra ir a navegar,
na beira, na beira, na beira do mar.

Es una de las canciones más populares del folklore gallego muy oportuna para titular la caminata de este lunes que, efectivamente, discurre en su totalidad “pola beira do mar”.

La última vez que hicimos esta ruta fue en mayo de 2011 y desde aquella la cosa poco varió si es que varió algo pero la belleza del sitio permanece. Eso no cambia.

Salimos del aparcamiento que hay a la salida del puente y continuamos hacia el este por la playas de Camaxiñas y Xestelas. A estas horas tempranas de la mañana la marea estaba alta lo cual es algo que hay que tener en cuenta para que cuando lleguemos a las playas de la cara oeste coincida con la bajamar y quede el camino expedito para seguir por la orilla. En caso contrario habría que meterse hacia el interior.

Es un recorrido muy cómodo con vistas siempre al mar y a la costa de los pueblos que salpican la ría desde Rianxo hasta A Pobra do Caramiñal por occidente y Vilanova hasta O Grove por oriente.  Con la marea baja podemos caminar por los tramos rocosos que hay entre playa y playa observando de cerca los cientos de mariñeiros que faenan desde sus coloridas barcas en la recogida de la almeja.

El mar está azul y quieto y  en todo su entorno se respira frescura y tranquilidad. Llegados al barrio de A Salga nos topamos con la zona urbana de la isla de la que nos desviamos rodeando la pequeña península por cuyo perímetro, casi siempre por encima de las rocas, llegamos al Faro de Punta Cabalo ahora convertido en restaurante.

Pasamos por las playas de Arroás, Rubas y Nadal en donde se cierra la diminuta península en cuyo istmo se encuentra, ya en zona urbana, el Restaurante-Brasería A Salga en donde dimos cuenta de un menú sabroso y bien cocinado regado con vino del país necesitado de un poco de gaseosa para ser trasegado sin demasiados apuros.

Más playas como las de Cabodoeiro, Sapeira, y Riasón nos separan del punto de inicio a lado de Punta de Tarias a donde llegamos cuando el sol aún está bien alto iluminando con luz resplandeciente A Illa de Arousa.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
22,930 Km. 6 h. 43 min. Fácil Soleado

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Barbadás

Un poco después del hiperfamoso “Ser o no ser” arranca el dubitativo Hamlet con aquello de “¡Morir…, dormir! ¡Dormir!…¡Tal vez soñar!”   Mientras caminamos por las tierras que circundan el ourensano municipio de Barbadás, se me ocurre remedar las profundas reflexiones hamletianas exclamando : ¡Vivir…, caminar! ¡Vivir!…¡Tal vez soñar! 

También sueña Machado cuando pasea por sus campos de Soria. “Yo voy soñando caminos de la tarde, las colinas doradas, los verdes pinos, las polvorientas encinas…”

No hay colinas doradas en nuestro camino ni polvorientas encinas, pero mientras nuestras botas marcan sobre la senda incierta su ritmo cadencioso y el esfuerzo silencia la alegre charla, el caminante sueña bajo el radiante esplendor de ese cielo impoluto.

Sueña caminos imposibles, lejanas andaduras, puentes colgantes de vertiginoso andar, inmensos ríos como mares inmensos, enormes arboledas…¡Vivir…, caminar! ¡Vivir!…¡Tal vez soñar! 

Sueña otros espacios y los espacios nuestros en esta ruta huérfana de los bulliciosos bosques de otros entornos, las verdes veigas,  los ríos cantarines, las fresca sombra de sus riberas, las aguas que se precipitan en sus  angostas fervenzas…¡Vivir…, caminar! ¡Vivir!…¡Tal vez soñar! 

En esta ruta hay poco de eso, grandes espacios de monte raso, algún pinar invadido de mimosas que desde hace unas semanas han perdido el brillante amarillo de sus flores que ahora se derraman mustias sobre el suelo. No faltan caminos, algún que otro carreiriño, amparados por la benévola sombra de pinos o carballos. También salen a nuestro paso pequeñas aldeas, viejos poblados que alternan los ruinosos vestigios de antaño con las modernas construcciones de ladrillo y hormigón.

Algunas viejas casas con sus solainas de madera carcomidas por el tiempo y sus piedras envejecidas por los años también hacen soñar al andarín con tiempos ya idos. Suena en su recuerdo el chirriar de los carros del país regresando al atardecer de las faenas del campo tirados por el cansino andar de los bueyes enormes. Viene a su memoria el lento repiqueteo del peón caminero machacando el morrillo en la vieja carretera…

No hay ruta fea para el caminante, ni camino que no quiera andar porque como dice nuestro lema “Caminar es vivir”...¡Vivir…, caminar! ¡Vivir!…¡Tal vez soñar! 


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
24,420 Km. 6 h. 39 min. Media Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Fervenza da Freixa

Cunqueiro llamaba a Galicia el país de los mil ríos. Y tenía razón porque en este país nuestro, montañoso y verde, son muchos los que bajando por sus montes y serpenteando entre sus valles llenan su geografía con tantos hermosos parajes delicia de los senderistas. Desde los más modestos regatos hasta los grandes ríos todos eran aprovechados en el pasado tanto para el riego como para la molienda sin que tales usos apenas influyeran en su cauce.

Pero llegó la electricidad y eso supuso un drástico cambio en el curso de muchos de nuestros ríos. Grandes centrales y mini centrales fueron instaladas en sus cauces reteniendo gran parte de su caudal y las grandes y  espectaculares cascadas o fervenzas que se forman en muchos de ellos reducidas a menguadas caídas de agua como la de A Freixa del río Xesta a su paso por el lugar de Liñares, en la parroquia de San Paulo de Xende, municipio de A Lama.

Hasta allí nos hemos desplazado en este primer lunes de abril, en un día soleado y de agradable temperatura iniciando la marcha en la iglesia del Santo Cristo de Xende, un monumental templo en cuyos alrededores tiene lugar una popular romería en la semana anterior al Corpus Christi.

Via Crucis, petos de ánimas y templete con artístico cruceiro además de la casa rectoral completan el conjunto. Bajamos desde allí hasta la capilla de Nº Sª de la Anunciación camino del objetivo principal de esta caminata que es la mencionada cascada a la que accedemos después de caminar un par de kilómetros por la falda del monte entre cuyas estribaciones se encuentra el impresionante escenario que alberga la cascada cuyas aguas se precipitan desde la altura en una vertiginosa cola de caballo bien menguada, como decíamos, por la instalación de la hidroeléctrica que está situada  por allí cerca.

Aún así, el lugar es de una belleza cautivadora tanto en lo que concierne al salto de agua como a su entorno.

Dejamos tan hermoso paraje para regresar al punto en que nos habíamos desviado y seguir un poco más arriba hasta el sitio donde está instalado el feo ingenio que interrumpe la corriente del río Xesta pudiendo apreciar cómo el generoso caudal es retenido por la presa para salir convertido en un descalabrado torrente.

No lejos de allí se encuentra la localidad de Liñares que puede presumir de un hermoso puente en el sitio que llaman Portela Cavadiña. Es un viejo viaducto seguramente construido por canteros de la zona.

Dejando atrás el puente, toca ahora subir y subir por monte raso casi siempre hasta sobrepasar los 700 m. de altitud y alcanzar, ya en la bajada, el lugar de Cortegada en donde se encuentra una modesta fuente, la de Seixiño, y una curiosa construcción entre peto de ánimas y capilla alzada en un solitario cruce de caminos.

Ya en plena bajada damos con el río Oitavén por cuya frondosa ribera nos dirigimos a Gaxate en cuyo Café Bar nos detenemos para lo que toca a estas horas que es  sentarse a comer. Después de dar cuenta de su merluza frita con ensalada y sus callos con garbanzos regados con tintorros como  Caiño y Barrantes emprendemos el regreso al punto de partida Gaxate arriba, lugar éste de indianos, emigrantes que retornaron a sus orígenes con fortuna como se deduce de las impresionantes mansiones y casonas que nos encontramos a nuestro paso.

Como la iglesia de Xende queda allá arriba, hay que darle duro en esta tarde soleada para salvar los 600 m. de la cota más alta que precede al lugar en que se encuentra el punto de partida al que llegamos cansados pero contentos después de una espléndida jornada.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
19,530 Km. 6 h.28 min. Media Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Caminata de la lamprea

En Arbo, por estas fechas, celebran la Fiesta de la lamprea desde hace cincuenta y tres años, aunque el mencionado ciclóstomo tan feo de aspecto como apreciado en la mesa, hace miles de años que sube del mar para desovar en la fuertes corrientes del río Miño a su paso por este municipio. La lamprea y el vino del Condado son sus dos señales de identidad.

Nosotros lo hacemos desde hace cuatro años, organizando una caminata por estos lares de manera que la jornada de la mañana remate en uno de los templos gastronómicos del citado manjar como es el Mesón de la lamprea, en Cabeiras, una parroquia cercana a la villa arbonense.

Basamos nuestro recorrido en la I Andaina de la lamprea organizada por el Concello de Arbo, una preciosa ruta por las orillas del río Deva y por los senderos de pescadores del Miño. Nos topamos con parajes de gran encanto como el puente de San Xoan de Mourentán, del siglo XVVIII, en cuyas inmediaciones tuvo lugar una dura batalla de los vecinos contra las tropas napoleónicas. Parece ser que fueron derrotados pero se comportaron heroicamente. Hay por allí una minicentral, un antiguo aserradero restaurado y un muiño de dos infernos.

Siguiendo por la margen derecha del Deva, llegamos a su desembocadura en el Miño del que recorremos un largo tramo por el sendero de pescadores que nos lleva hasta su encuentro con la carretera bajo el puente del tren.  Por aquí hubo en los años cinuenta y sesenta intenso tráfico de contrabando. Desde allí contemplamos la fuerte corriente  del gran río, en cuyas orillas han construido desde tiempo inmemorial las famosas pesqueiras, ingenios en piedra diseñados para capturar  el preciado manjar.

Dejando atrás el río subimos hasta la villa de Arbo y desde allí seguimos ascendiendo hasta alcanzar la iglesia de Cabeiras, a pocos metros del Mesón de la lamprea donde nos espera un apetecible aperitivo en su bodega a base de jamón y vino del Condado para seguir después con la degustación de la lamprea y también cabrito para quien no  gusta del ese pez tan feúcho pero tan sabroso para sus seguidores.

Lamprea seca y a la bordelesa precedidas de una rica empanada de lo mismo todo regado con vinos tintos y blancos de la zona y seguido de una variedad de postres que van desde el requesón de As Neves hasta las filloas con miel y otras lindezas que tientan al más austero paladar constituyen el menú de este día especial.

Anima la sobremesa nuestro entrañable Dietmar con su acordeón a cuyos compases entonamos cantos de la tierra y hasta hay quien se marca unos pasos de baile por el amplio salón.

Alegres y eufóricos después de tan estupendo festín, emprendemos la caminata de la tarde con la sorpresa de un fuerte chaparrón, inesperado a estas horas después de haber gozado de una jornada casi soleada. Nos lo tomamos con calma pero como dice el refrán “nunca choveu que non escampara” así que cuando llegamos al punto de partida había vuelto la calma y el buen tiempo por lo  que emprendimos el regreso felices y contentos con la esperanza de volver el próximo año y pasarlo así de bien.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
21,350 Km. 6 h. 12 min. Fácil Nublado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.