Andaina de Celanova

No nos abandonó en toda la mañana. Comenzamos la jornada muy cerca del poblado de Coelia Nova envueltos en la niebla que cubría las chozas y viviendas recreadas para recordar cómo vivían nuestros ancestros de hace un par de milenios. Siguió la niebla acompañándonos por las pistas y caminos que entre pinos y eucaliptos o por monte raso nos llevaban, después de atravesar la Corga de Sampil, hasta la aldea de Gontán y desde allí a las de Cañón y Casasoá, con sus viejas casas y desvencijados canastros de madera, pobres lugares en los que abundan las casas en ruinas o abandonadas.

Por estos parajes pasa el Camino Natural del Interior San Rosendo en su tramo de Porto-Quintela-Celanova. Carballeiras, congostras, regatos y fuentes que antaño servían a las faenas de la gente del campo  nos recuerdan cómo era la vida del rural hace unas décadas.

Ya  cerca del medio día parece que la niebla comienza a disiparse y así es cuando entramos en Celanova, la patria de los dos eximios poetas de la tierra gallega, Curos Enríquez y Celso Emilio Ferreiro. No podíamos obviar la visita al colosal monasterio de San Salvador, el cenobio benedictino fundado por San Rosendo en el S. XV. El caso es que cuando llegamos estaba cerrado pero dio la casualidad de  que  de una de las damas voluntarias que cuidan de la iglesia salía en ese momento y tuvo la amabilidad de volver sobre sus pasos y abrirnos la puerta del suntuoso templo.

Una vez de nuevo en la Plaza Mayor recorremos algunas calles de la cuidada villa para llegar al Restaurante Parrillada Moreiro en donde nos espera un variado menú a base de sopas, caldos, ensaladas, carnes y pescados con mucho donde elegir a un módico precio y razonable calidad.

La tarde se presenta clara y sin niebla con un tímido sol asomando entre nubes altas. Dejando atrás la villa de San Rosendo ascendemos a lo largo de un par de kilómetros hasta Santa María de Castromao, una pequeña aldea en la falda del castro de su mismo nombre a cuya cima subimos.

Allí, a más de 700 m. de altitud, se encuentra un yacimiento arqueológico que, siendo uno de los más importantes del Noroeste peninsular, se encuentra en unas condiciones de mantenimiento que dejan bastante que desear. Desde allí arriba se contempla una espléndida vista del valle con Celanova y Vilanova dos Infantes en primer término.

Ya monte abajo, no tardamos en alcanzar el sitio en donde iniciamos la ruta de este lunes.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
20,880 Km. 6 h. 17 min. Fácil Niebla 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Arnoia

Teníamos una deuda con esta ruta. La hicimos en el 2015 bajo un temporal de lluvia y viento que nos impidió disfrutar de la hermosura que se derrama sobre estos parajes por los que fluyen el Miño y el Arnoia en estas fechas decorados por el intenso amarillo de las mimosas que invaden sus montes y riberas. Es una planta foránea, invasora implacable que arrasa nuestros montes sin que de ella pueda sacarse nada de provecho si no es el brillante colorido con el que cubre riberas y caminos cuya intensidad va menguando en estos postreros días del invierno.

La deuda ha sido saldada en esta jornada con un cielo de un brillante azul entre nubes de algodón que nos ha permitido contemplar la extraordinaria belleza de estas  tierras que riegan el padre Miño y su tributario Arnoia.

Iniciando la caminata en Remoiño, encontramos a nuestro paso numerosas aldeas en las que alternan las construcciones modernas a base de ladrillo y hormigón con las tradicionales de perpiaño, algunas en ruinas de las que solamente queda parte de los muros exteriores.

Muchas de las que antes eran cuidadas veigas, fincas dedicadas a pastos y siembras, están hoy a monte, sus bancales olvidados entre pinos y eucaliptos cubiertos de maleza.

Los tramos que discurren por las orillas de los dos ríos son en esta mañana caminos alfombrados por las flores de la Acacia dealbata, con sus innumerables botones de miel y vainilla.

Ya va pasando de la una cuando asoma en las cercanías la silueta del Balneario de Arnoia donde haremos especial parada para beneficiarnos primero de las salutíferas aguas de sus piscinas y de su restaurante después.

Potentes chorros de agua a 40 grados que masajean desde las plantas de los pies hasta las cervicales vigorizan nuestros músculos y articulaciones dejándonos listos para dar cuenta del buffet de la casa notablemente mejorado con el Abadía da Cova, un mencía de la Ribeira Sacra invitación de nuestro andarín Carlos con el que brindamos alegremente por su cumpleaños deseándole que siga acompañándonos por muchos años más en nuestras caminatas.

La tarde invita a pasear bajo un sol generoso por las orillas del río hasta alcanzar el puente que vadea el Arnoia por el parque de As Poldras en Outeiro Cruz y más adelante las pasarelas de A Ínsua en cuyas inmediaciones se encuentra un raro ejemplar muy deteriorado de una aceña, molino hidráulico de eje horizontal de grandes muelas bastante más grande y potente que los tradicionales muiños que son tan abundantes en nuestro país.

Un par de kilómetros más y ya estamos de nuevo en Remoiño, punto de partida y final de la estupenda caminata de este lunes.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
19,800 Km. 6 h. 37 min. Fácil Nubes y claros 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Geraz do Lima

“Um belo trilho para fazer com calma e apreciar o Minho pintoresco”.

Así califica esta caminata el autor de la ruta que hemos realizado en este lunes por los alrededores del valle en el que se asienta la villa portuguesa de Geraz do Lima y sin duda tiene razón porque cuando él hizo, en julio del 2015, seguramente lucía el sol y en la clara mañana habría disfrutado del hermosos paisaje de la cuenca del río Lima.

Pero en este lunes de primeros de mazo con la persistente llovizna y la espesa niebla que nos acompañó casi hasta el mediodía apenas si veíamos más allá de los pinos y eucaliptos que jalonaban las pistas forestales por donde discurre la mayor parte del trayecto.

Las doce serían cuando la cosa mejoró con la desaparición de la niebla y el cese del molesto chirimiri  al tiempo que alcanzábamos la Capela da Sra. da Boa Viagem, una una blanca ermita que se alza impoluta den lo alto de la localidad de Acros a donde se accede por una solemne escalinata para llegar, al cabo de unos 3 Km., a la Capela de Sta. Bárbara situada en un lugar más agreste al lado de un enorme alcornoque bajo el cual quizá se celebre alguna romería pues también hay allí un palco para los músicos.

Seguimos, ahora en franco descenso, camino del valle hasta Santa María de Geraz do Lima una de las parroquias que con la de Sta. Leocadia destacan en la comarca donde, como se puede apreciar, abundan iglesias y capillas así como cruceiros y petos de ánimas.

Pasada la citada iglesia, típicamente portuguesa, con su cúpula estilo bizantino en forma de cebolla con el rabo hacia arriba, nos topamos con un rústico puente medieval, el de Naia, casi escondido entre las fincas y caminos que serpentean por el valle.

Van dando las dos cuando tomamos un desvío a la carretera general por cuyo bordillo caminamos entre el abundante y ruidoso tráfico de coches y camiones hasta que damos con el Café Matos en donde nos espera un sencillo menú que cumple su cometido de reponer las fuerzas que la jornada de la mañana había menguado.

Regresamos por el Solar de Louredo, una extensa quinta cubiertas por las vides del famoso viño verde del norte de Portugal y pasamos por algunas pequeñas localidades que rodean a Geraz do Lima para dar de nuevo con la Iglesia de Santa Leocadia ¡faltaría más!,que es donde iniciamos y rematamos la caminata de hoy.

Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
21,160 Km. 6 h. 2 min. Media Niebla/Lluvia 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

O Santo aparecido

La primera vez que los de Senderando subimos al cerro sobre el que se eleva la cruz del Santo Aparecido fue en 2007. Después volvimos en varias ocasiones con distintos recorridos pero pasando siempre por allí. En este lunes de febrero del 2017 pasábamos de la docena los que, en un día de lluvia y a veces viento, salimos de Xunqueiras, en Pazos de Borbén, y tras una mañana de continua ascensión alcanzamos el promontorio que en los días claros es un espléndido mirador de las tierras de Pazos y Fornelos pero que esta vez era una simple cruz perfilada en un telón de niebla y lluvia detrás del cual no había nada que contemplar.

El tramo inicial del recorrido por el PRG 26 es un precioso camino entre carballeiras y pinares por las orillas del río do Pozo hasta llegar al muiño de Cubelos y su larguísima levada, una acequia construida en piedra por la que fluye el agua que en otro tiempo proporcionaba la energía necesaria para su funcionamiento .

Llegados al lugar de Sequeiros en cuya capilla de San Sebastián encontramos refugio para el refrigerio de media mañana, comenzamos la dura subida al referido promontorio bien pertrechados de paraguas y chubasqueros.

Como no hay mucho que ver desde allí seguimos monte abajo topándonos a los pocos metros con A Pedra das Teixiñas una roca con las insculturas  típicas a base de espirales y cazoletas que allí dejaron nuestros antepasados del neolítico.

Ahora toca bajar hasta llegar a Pazos de Borbén donde nos espera el restaurante Cernadas, ya conocido por los muchachos de Los Lunes al Sol. Llenan radiadores y perchas con con la mojada vestimenta y se sientan en la amplia mesa que les han preparado para disfrutar de una agradable pitanza.

Como ya es norma y costumbre, el que cumple paga y en esta ocasión le tocó a nuestra querida Mari Carmen que cumple unos años que no aparenta, lozana como está. Un mencía de Amandi fue su obsequio con el que todos brindamos para que se conserve así de bien,  tan excelente andarina, durante muchos años.

Toca regresar y así lo hacemos bajando por las veigas que rodean Pazos sin que la lluvia nos importune hasta que recuperamos el tramo  incial desde la levada de Casqueiros donde un fuerte chaparrón con viento nos agua la llegada al punto de inicio de esta lluviosa pero agradable jornada.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
20,530 Km. 6 h. 32 min. Media Nubes y lluvia 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

El Almofrei entre Foxos

Hace un año por estas fechas hicimos una caminata por estos lares aunque con distinto recorrido y algunas diferencias. En aquellos días de mediados de febrero había caído mucha agua y los caminos estaban encharcados. En esta ocasión lució un sol espléndido en un cielo azul e impoluto. Otra variante fue la de la comida: el año pasado nos metimos entre pecho y espalda un formidable cocido y éste fue laconada, pero de eso hablaremos cuando toque.

El itinerario de este lunes fue diseñado por nuestro experto compañero José Luís que trazó un interesante recorrido entre los dos Foxos  que hay en Cotobade.  

La marcha se inicia en el que se encuentra en As Brañeiras. Como saben los seguidores de Sendereando, un foxo es una trampa que construían los campesinos de antaño para reducir a los lobos que campaban por sus respetos a lo largo de estos valles y montes y eran una amenaza para el ganado. Este de As Brañeiras fue restaurado hace tres o cuatro años.Los de Sendereando los recordamos con sus muros nuevos de piedra limpia y reluciente. Ahora el tiempo y la humedad los han cubierto de musgo y sustituido aquel color claro por el oscuro que da a las piedras el aspecto de antiguas.

Desde As Brañeiras que se llaman así por ser un humedal, braña, seguimos monte arriba para bajar después hasta Pozo Negro, un remanso del río Almofrei con su zona recreativa y piscina dentro del río, en las inmediaciones de San Martiño de Rebordelo para continuar hasta la capilla de San Brais en la misma parroquia y seguir por la Senda del Foxo do Lobo, el otro foxo al que llegaremos después de hacer esta preciosa ruta a lo largo del río Almofrei, después de pasar por  antiguos caminos y congostras entre aldeas  abandonadas como la de Arufe, hasta alcanzar el hermoso paraje de Ponte Serrapio, un rústico puente sobre el Almofrei que, por muchas veces que se visite, siempre asombra por su indescriptible belleza.

Otra vez monte arriba para bajar de nuevo a la carballeira en la que se hallan las ruinas de otro antiguo foxo del que apenas quedan las últimas piedras del muro y el redondel del foso en que se se atrapaba al animal.

Seguimos entre fincas y pinares para tocar de nuevo el río a su paso por el centro del municipio, en Carballedo, y salir a la carretera en cuyo borde se encuentra el restaurante A Arraxal en cuyo comedor principal nos espera la mesa preparada para los trece de este lunes. Sopa de estrellas, lacón con grelos con todos sus anejos, un delicioso requeixón con miel, filloas y bica. Y después de todo eso hubo que ventilarse casi  cinco kilómetros cuesta arriba que nos dejaron listos para la próxima.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
22,240 Km. 6 h. 36 min. Media Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.