Carballeiras de Brión

Brión es un municipio situado a unos 13 Km. al oeste de Santiago de Compostela siendo su  monumento más famoso, al menos para los gallegos,  la iglesia de San Xulián de Bastabales cuyas campanas inspiraron el lacrimoso poema de Rosalía, paradigma por excelencia de ese sentimiento tan de esta tierra que es la morriña y que comienza así:

Campanas de Bastabales,
cando vos oio tocar,
mórrome de soidades.

Cando vos oio tocar,
campaniñas, campaniñas,
sin querer torno a chorar.

La ruta de este lunes la hemos iniciado en el lugar de Esparís, en la parroquia de Viceso, municipio de Brión, en donde abundan las explotaciones ganaderas instaladas a lo largo y ancho de dicha parroquia y de la de Ons ocupando la mayor parte de sus terrenos numerosas praderas que, como verdes tapices, se extienden a lo largo y ancho de este municipio eminentemente rural.

También abundan las carballeiras que dan nombre a nuestra ruta aunque. desgraciadamente, desde el punto de vista ambiental hay que admitir que en su mayoría han perdido el encanto de aquellos bosques de antaño exclusivamente habitados por el noble Quercus robur, nuestro entrañable carballo, para convertirse en una amalgama de especies foráneas entre las que destaca el eucalipto que, económicamente más rentable, lleva camino de quedar como el árbol dominante en estas tierras.

La ruta es muy cómoda, sin apenas desniveles, discurriendo entre las citadas praderas, salpicadas de pequeñas localidades solitarias y silenciosas en cuyos pavimentos resuenan los rítmicos golpes de nuestros bastones y los casi marciales compases de nuestros pasos alternando con largas pistas forestales bajo la sombra de robles, castaños, pinos y eucaliptos.

Pronto tocamos las riberas del río Tambre transformado en embalse para aprovechamiento de la energía hidroeléctrica, el primero construido en Galicia, en 1945, con el nombre de Barrié de la Maza, el Conde de Fenosa, amo y señor del negocio eléctrico en este país durante muchos años.

En este tramo, el camino es una pista forestal desde de la que se se contempla allá abajo el cauce del río-embalse escaso de agua mostrando sus feas orillas de tierra seca tras la arboleda. Quizá las compuertas de la presa  controlan su caudal  aguas arriba en estos días de escasas lluvias. En otras ocasiones, el exceso de precipitaciones obliga a abrir el embalse al encontrase al límite de su capacidad.

Pasado el lugar de Os Pinos , abandonamos el embalse y nos encontramos con una hermosa cascada, A Fervenza do Pozo Negro, que aunque no está en su mejor momento mantiene la belleza de estos chorros de agua precipitándose desde la altura.

De nuevo entre verdes praderas, llegamos a la parroquia de Ons donde, justo enfrente de la iglesia, se encuentra Casa Ruso cuyos propietarios, Manuel y Pepita, nos han preparado un soberbio caldo de nabizas que por sí solo levantaría el ánimo del más deprimido. No digo nada el de estos caminantes que ya lo tienen muy alto. Bistecs empanados con patas fritas y selección de postres de la casa regado todo con tinto Rioja, convierten esa necesidad ineludible de alimentarnos  en una agradable velada  al calor del fuego de los grandes leños que crepitan en la chimenea del suntuoso salón.

Cuesta trabajo abandonar tan confortable estancia pero nuestro destino es Esparís y allí hemos de llegar antes de que las amenazantes nubes nos agüen la fiesta, así que nos despedimos de nuestros encantadores anfitriones y encaramos con decisión los cuatro o cinco kilómetros que nos separan del punto de partida comentando una y otra vez lo bien que nos han atendido y cuánto nos hemos divertido en la taberna de Ons.

Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
26,180 Km. 7 h. 49 min. Fácil Nublado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Anuncios

Entre Saiáns y Valadares

Hasta que en el 83 del pasado siglo la Xunta de Galicia promulgó la Ley de Normalización Linguística, Saiáns era Sayanes y Valadares era Valladares. Son dos parroquias que pertenecen al ayuntamiento de Vigo cuyos topónimos actuales son difíciles de retener para los que durante la mayor parte de nuestra vida los hemos conocido con aquellos nombres.

Aún habían de pasar 15 años hasta que en el 98 fue aprobado el nomenclátor definitivo para la provincia de Pontevedra y supongo que habrán de pasar muchos más hasta que los nombres de Saiáns y Valadares, así como otros  muchos, queden fijados en el vocabulario de la gente común.

En este lunes no hemos querido alejarnos mucho de la ciudad en la que vivimos y por eso diseñamos una caminata por los montes aledaños que se encuentran entre las citadas parroquias aunque buena parte del recorrido toca terrenos de la vecina municipalidad de Nigrán.

La ruta comenzó en Fragoselo, de la parroquia viguesa de Coruxo, para seguir monte arriba hasta las estribaciones del Monte Alba siendo este tramo poco aconsejable por discurrir durante casi 6 Km. por carretera asfaltada lo cual es sabido que es muy apropiado para los neumáticos de los coches pero no para las botas de los caminantes.

Llegados a la falda del Cepudo, monte gemelo del citado Alba, bajamos hasta A Garrida, en Valadares, y desde allí por el GR 53 tocamos Vincios para desviarnos por el mismo sendero hacia Chandebrito en cuya iglesia hacemos un alto para reponer fuerzas con un ligero refrigerio.

A partir de ahí, entre bosques de pinos y eucaliptos, por pistas forestales casi siempre, caminamos hasta la parroquia nigranense de Priegue para tomar el camino de O Cadaval que nos lleva a los muiños de Saiáns, a una carreiriña de can de la llamada carretera del tranvía en la glorieta que marca el límite entre los concellos de Nigrán y Vigo.

Tiramos por la Baixada a Igrexa y, a unos pocos metros, entramos en el restaurante de nombre Alegría del Bollo en donde nos atienden con un sencillo pero agradable y bien cocinado menú que nos deja bien dispuestos para reanudar la caminata al cabo de un par de horas de cordial y alegre convivencia.

No lejos de allí se encuentra la Fraga de Gontade, ahora algo deslucida por los rigores del invierno pero que pronto, llegada la primavera, lucirá con esplendor su hermosa arboleda a base de castaños y robles. Tres o cuatro kilómetros más por pistas y senderos, siempre a la sombra de frondosos pinares, para llegar, cuando el sol aún está muy arriba, a Fragoselo, inicio y término de la marcha de este lunes.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
24,750 Km. 6 h. 42 min. Media Soleado

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

La gran lampreada

La lamprea: el vampiro del mar que se alimenta succionando la sangre de otros peces, sangre que servirá después para cocinarla a ella misma resultando ese sabroso plato que se llama Lamprea a la bordelesa. No es bocado de medias tintas: o levanta pasiones o produce rechazos. Su aspecto de ofidio sin dientes repele a quien no la quiere pero su sabor conquista a sus amantes.

En Arbo está su paraíso. Y ahora es el tiempo en el que la reina del Miño vuelve  a su río y se convierte en la emperatriz de los fogones que  la ofrecen como el manjar más apreciado por estos lares desde hace cientos de años.

Ahora, en plena temporada de este milenario ciclóstomo, los de Sendereando la hemos fijado como objetivo de la caminata de este lunes en la que la ruta ha pasado a un segundo término cediendo todo el protagonismo de la jornada al festín que nos espera en O Mesón da Lamprea, en Cabeiras, parroquia de Arbo, su capital en el bajo Miño.

Iniciamos la caminata en el lugar de Espedregada, en la estribaciones de San Fins, un alto desde el que se domina una amplia panorámica del valle con Arbo a la vera del Miño, en la lejanía. Entre pinares y por pistas forestales llegamos a Cerdeira en donde paramos para tomar un refrigerio.

El sol reverbera con fuerza y una tibia brisa nos acompaña haciendo de nuestro caminar una tarea grata y apacible. A partir de Cerdeira todo es bajar hacia Cabeiras que ya se dibuja en el fondo del valle.

El tojo que cubre la mayor parte de estos montes y las mimosas lucen sus flores amarillas y brillantes como un anticipo de la inminente primavera.

Ya estamos en O Mesón de A Lamprea. Para empezar, un aperitivo a base de jamón curado del país regado con vino del Condado, en la bodega. No tarda en aparecer la experta Flora que extrae del vivero un par de lampreas, que con su inquietantes bocas succionadoras se revuelven y resisten a ser metidas en la nasa que las llevará a la cocina para ser inmoladas en beneficio de nuestros paladares. Ya en la mesa, después de saborear unos trozos de empanada del pez ventosa, unos con  lamprea otros con cabrito, acometen ese rito tan pagano de la gula disfrutando del placer que enloquece las papilas gustativas.

Entre chanzas y jolgorios transcurre la cuchipanda. Llegan los postres a base de requesón y filloas con miel, tarta de chocolate y pudding, siempre presente el blanco vino del Condado seguido por licores de café, naranja y ruda. Café e infusiones, cánticos y desafinos para llegar a casi a las cinco de la tarde con lo que urge abandonar los manteles, cargar mochilas, izar bastones y reemprender la marcha no sin antes celebrar con los mesoneros  la calidad y excelencia de los manjares que han preparado para nosotros.

Otra vez monte arriba, con el humor alegre y los estómagos agradecidos, no tardamos en alcanzar el punto de partida cuando la dorada luz del ardiente Febo comienza a teñirse con los colores del crepúsculo.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
19,310 Km. 6 h. 20 min. Fácil Soleado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Abrumados por la bruma

Cómo chove miudiño,
cómo miudiño chove;
cómo chove miudiño
pola banda de Laíño,
pola banda de Lestrove.

En una jornada como la de este lunes es inevitable el recordar estos versos de Rosalía. No estamos en Laiño ni en Lestrove pero el paisaje que evocan seguramente es muy similar al que nos ofrecían la banda de Nespereira o la de Louredo en nuestra caminata de ayer aunque sin la tristeza y la morriña que emana del poema de nuestra querida poetisa pues estos chicos de Sendereando, aún en los trances más severos, no pierden el ánimo ni el goce que les proporciona  una caminada en  estos montes que nos rodean.

Ya en el punto de partida, la iglesia de San Martín de Nespereira, la niebla envolvía la aldea convirtiéndola en un paisaje de sombras. Monte arriba la bruma persiste siempre acompañada de un pertinaz orballo que a veces se torna en lluvia más intensa sin llegar al chaparrón.

Por cualquier resquicio que la canalice el agua baja en pequeños rápidos y saltos por donde se desborda inundando pistas, senderos y caminos. Brillan las piedras y en las grandes lajas el caminante ha de pisar con tiento, pues la roca mojada es un piso resbaladizo donde una caída puede ser fatal.

En lo alto de la sierra, los grandes penedos casi ocultos por la niebla y la llovizna se insinúan como formas caprichosas que sugieren  siniestras figuraciones en los caletres más imaginativos. Los altos del Galleiro, a casi 800 m. de altitud, envueltos en la bruma ya no son los estupendos miradores de los días claros desde los que se dominan las espléndidas panorámicas de la ría de Vigo y del valle del Louro. No hay nada a su alrededor, son picos solitarios, cortas elevaciones sin la perspectiva que les da la luz, pues la niebla les ha robado su altura, sus laderas, sus montes vecinos más pequeños que son los testigos de su grandiosidad.

Pero el esfuerzo de subir hasta allí no lo evita la niebla y hay que darle duro para alcanzar el vértice geodésico que nos confirma que hemos alcanzado la más alta cima del Galleiro. Siempre acompañados por la niebla y la llovizna, ahora en franco descenso, llegamos a las orillas del Rego Torroeiras que baja enloquecido con su cauce rebosante de espuma en rapidísimo fluir, precipitándose monte abajo en pronunciada pendiente hacia el cercano Louro al que  entregará sus agitadas aguas.

Nosotros bajamos con él hasta la N-550 en donde se encuentra el restaurante O Cruceiro, el único lugar en esta jornada en el que la niebla ha quedado afuera.

Hemos dejado atrás unos 16 Km. de lluvia y bruma y aún nos quedan casi la mitad para regresar al punto de inicio, otra vez monte arriba, durante casi tres horas que nos han servido para llegar con la digestión bien hecha y celebrar el fin de la jornada más brumosa que hemos tenido hasta la fecha.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
25,060 Km. 7 h. 39 min. Alta Niebla/Lluvia 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.