Vigo-Redondela

logolunes3.jpg

Lunes, 22 de diciembre de 2008
Adrián, Ángel, Carlos, Dietmar,Isidoro, Javier, José y César.
Recorrido; 21 Km.
Dificultad: Media.
Duración: 5 h.

Siguiendo nuestro plan de visitas a las poblaciones limítrofes, hemos elegido a Redondela como destino de nuestra ruta. Para ello, y a fin de evitar la marcha por el asfalto urbano, nos hemos desplazado en autobús a la calle Cantabria. La  parada está justamente en el emplazamiento de las instalaciones de Aqualia, que es la gestora de las aguas del municipio.

Dejando Aqualia a nuestra derecha, bajamos por la pista asfaltada unos 200 m. y, ascendiendo por empinada cuesta, llegamos a la vía que viene de A Madroa, donde nos topamos con unos indicadores que nos informan de la recién habilitada Vía da auga que discurre a lo largo del trazado de la antigua traída de aguas a Vigo. Siguendo los indicadores, llegamos a Cedeira, cuyo pazo dejamos a nuestra izquierda y, poco más adelante, a la caseta que alberga la estación receptora del sifón de los Valos, que cruzando la espectacular vaguada, transporta el agua procedente de la presa de Eiras, elevándola hasta el lado oeste, en San Esteban de Negros. Detalles de esta instalación puden verse haciendo clic en De sifón a sifón, una ruta muy bonita que ya hicimos en diciembre de 2005.

Está la mencionada caseta rodeada de bancos en los que reponemos fuerzas y desde donde podemos contemplar la hermosa estampa del estrecho valle a cuyo fondo se divisa, ya cercana, la villa de Redondela a donde no tardamos en llegar después tomar el  tramo  del GR 58 o Sendeiro das Greas que nos lleva a la carretera de Porriño a Redondela, casi a la entrada de esta villa.

Y después de una alegre pitanza en una bar de la localidad regresamos en autobús a nuestra ciudad.

A continuación, las fotos de rigor.

rotulo mapa1
Indicadores como éste y mapas como el de la derecha van informando de la Ruta da auga a su paso por las distintas parroquias.

ria san-simon
Desde el primer tramo del recorrido, por la parroquia de Trasmañó, se nos ofrecen espectaculares vistas de la ría.
laguia mapared
El monte de La Guía y mapa del recorrido  en el que se muestra nuestra ruta en trazo azul.

Nota: Para ampliar, hacer clic en las imágenes.

Vigo-Porriño, sin ruedas, gastando bota

logolunes3.jpg

Lunes, 15 de diciembre de 2008
Adrián, Ángel, Carlos, César, Dietmar, Isidoro, José y Manolo.
Recorrido; 20 Km.
Dificultad: Media.
Duración: 5 h.

En nuestras salidas de los sábados y los lunes solemos desplazarnos en coche desde el punto de inicio habitual que es el Paseo del P. Lorenzo, al lado de la iglesia de El Carmen, aquí en Las Traviesas, hasta el lugar en donde comience el recorrido a pie.

Pero este lunes hemos iniciado unas rutas, prescindiendo del coche y saliendo directamente desde la ciudad hasta  las poblaciones limítrofes con la metrópoli viguesa.

La primera ha sido Porriño, la industriosa villa en la que están instaladas muchas empresas que nacieron en Vigo. Saliendo del punto de partida ya mencionado, dejamos atrás los bloques de edificios que conforman este barrio para adentrarnos, a los pocos minutos, en el parque de Castrelos. Aunque, no nos queda más remedio que caminar sobre largos trechos de asfalto, no faltan tramos entre pinares y prados que alternan con los conjuntos poblacionales que vamos atravesando en nuestra andadura, como Beade, Valadares o Mosende que es en donde está el campus de la universidad viguesa. Desde aquí comienza el descenso al valle del Louro, entre pinares, hasta llegar a los terrenos del concello de Mos que se extiende durante un largo tramo hasta alcanzar la primeras casas de O Porriño.

Ya en Porriño, celebramos el final de la ruta disfrutando, entre otros manjares, de unos sabrosos callos en La cueva, famoso y antiguo restaurante de la localidad.

Para regresar tomamos el autobús a Vigo, a donde llegamos después de un interesante recorrido que nos llevó, por el Meixueiro, Teis y el Calvario, hasta la estación de autobuses desde donde reanudamos la marcha hasta el punto de partida.

En mi caso particular, tuvo esta marcha especial interés, pues después de haber estado yendo a Porrriño durante casi cuarenta años a cumplir con mis compromisos laborales, me apetecía hacerlo andando y sin prisas ni nocturnidad. Fue una experiencia gratificante y divertida.

vigo verde
Vista de la ladera de A Madroa desde Beade. Entre los tramos de asfalto encontramos senderitos como éste que tienen su encanto.

water cristo
Alguien confundió el monte con el salón o el baño de su casa. Ya en Pereiras, Mos,  nos topamos con O Cristo dos cachos, que tiene muchos devotos en esta zona.

grupo porrno2
Los muchachos de Los Lunes al sol posan delante del ayuntamiento, obra del gran Palacios, hijo de esta villa. A la derecha, el mapa de la ruta.

Nota: Para ampliar, hacer clic en las imágenes.

Curiosidades en el Argallo

logolunes3.jpg

Lunes, 1 de diciembre de  2008
Adrián, Ángel, Carlos, César, Isidoro, Javier, José y Manolo.
Recorrido: 20 Km.
Dificultad: Media.
Duración: 4h. 30 min.

Ese lunes, primero de diciembre, como pintaba mal tiempo, decidimos hacer un recorrido por la ya trillada Sierra do Argallo, pues en aquellos parajes contamos con el seguro refugio del Santuario de San Campio, a cuyas instalaciones podemos acceder libremente y hasta cocinar, cosa que hicimos en esta ocasión con muy buenos resultados, gracias a la pericia y  sabiduría de Adriaá e Isidoro que regalaron nuestros paladares con una chuletas de cerdo al ajillo y un rabo de toro que causaron gran contento en sus hambrientos compañeros de fatigas.

Como el recorrido por esta sierra ya está descrito en otras entradas de Sendereando, esta vez se me ha ocurrido sacar a relucir algunas cosas curiosas que nos hemos encontrado a lo largo de nuestra marcha por estos parajes y que se ilustran con las fotos que se muestran a continuación.

volcan chumbera
Desde O niño do corvo, el monte de Santa Tegra, en A Guarda, daba la impresión de un volcán humeante. Ya en poblado, esta chumbera gigante llamó nuestra atención.

peto casaazul
En este rústico y encantador peto de ánimas reza la siguiente inscripción: “Pasajero, ay de nos ardiendo y que tú vayas corriendo sin dar limosna”. A la derecha, esta casa cuyo estridente color azul es capaz de resucitar a los difuntos del cementerio anexo.

Nota: Para ampliar, hacer clic en las imágenes.