Callada en Gondomar

sabatina11.jpg

Sábado, 10 de Noviembre de 2007
Adrián, Candelas, Carlos S., Carlos P., Carmen,Celia, Dietmar, Isidoro, Jaime, Javier, José, María, Mª Teresa, Mercedes S., Pilar B. y Pilar M.
Recorrido: 20 Km.
Dificultad: Baja
Duración: 5h. 30 min.

No fue una jornada de silencio como podría colegirse del título, sino todo lo contrario. Alegría y jolgorio de los diez y siete componentes de la Caminata Sabatina que hicimos a pie el recorrido, ya tradicional por estas fechas, desde la Parroquia del Carmen, en Las Traviesas, hasta el Bar O Mineiro, en Gondomar, donde dimos buena cuenta de sus famosos callos y su cordero guisado entre otras lindezas que nos hicieron disfrutar sobre el mantel.

Llegar a Gondomar desde Vigo, sin pisar el asfalto es cosa imposible hoy en día, pues la mayor parte de los antiguos caminos y pistas han sido urbanizadas. Aún así, una vez alzanzada La Garrida, en la falda del monte Alba, son más abundantes los caminos y corredoiras que aún se conservan en su estado original.

Como éramos muchos, hicimos la ruta con tranbquilidad y si apurarnos, disfrutando de la compañía de los demás y de las alegres chácharas que se producían aquí y allá.

La buena gente del bar O Mineiro nos esperaba con la mesa puesta y la comida preparada, asú que no tardamos en estar todos sentados y comenzar el estupendo festín. A los cafés, como es habitual en las cuchipandas dela Caminata Sabatina, Dietmar desenfunda su acordeón y tiene lugar la alegre y entusiasta cantata. También hubo baile y, a eso de las seis, tocó pagar y se acabó la jarana.

Siguen unas imágenes que demuestran lo bien que nos lo pasamos.

familia.jpg
Clásica foto de familia antes de la partida.

parada.jpg carlos.jpg
Un alto en el camino para darse un respiro.

callada.jpg maestro.jpg
La callada en todo su apogeo. Mª Teresa, la nueva, entre sorprendida y encantada con nuestro acordeonista.

Nota: Para ampliar, hacer clic en la imágenes.