Aledaños de A Cañiza

nseqIniciamos la caminata de este lunes en un lugar del municipio de A Cañiza de nombre O Cortiñal cuando aún está amaneciendo aunque sean las ocho y media de la mañana, pero el invierno se acerca y hasta el próximo ventiuno los días amanecen cada vez más tarde y se cierran cada día más temprano.

Lo que nos llama poderosamente la atención es que, frente al sitio en el que comienza la ruta, se yergue la monumental fachada del cementerio, un solemne pórtico  de piedra  poco usual en  lugar tan pequeño como éste en donde los camposantos suelen ser un conjunto de modestas tumbas adosadas a la iglesia parroquial.

Desde O Cortiñal iniciamos la ascensión a O Chan do Seixo, una elevación de casi 1000 m. de altitud en plena sierra del Suído a donde llegamos después de caminar, siempre subiendo, a lo largo de unos 11 Km. después de pasar por Pereiras de Abaixo, As Laxas y O Outeiro, pequeños núcleos de población que en otros tiempos serían lugares solitarios pero que hoy, asfaltados sus caminos con los coches a la puerta de sus casas  y las antenas de televisión asomando por sus tejados, están conectados a todas partes y aquella soledad y aquel aislamiento ya no son lo mismo.

Cuando alcanzamos las alturas pobladas  por mástiles y aspas que dejarían boquiabierto al hidalgo de La Mancha,  estaba la mañana bien avanzada y aprovechamos un soto de verde hierba cerca del cual posaban en estática quietud una manada de garranos para dar cuenta del refrigerio con el que solemos entretener el apetito a esas horas.

Así que bajo el sordo y monótono ronroneo de aquellos ingenios y casi a 1000 m. de altitud repusimos energías con el consabido plátano y otras vituallas según el gusto y costumbre de cada cual para seguir por esta parte de la Sierra del Suído, ahora en continuo descenso, hasta encontrarnos, casi de repente, con el casco urbano de  A Cañiza, la capital del Paradanta.

Existen en este municipio numerosas sendas con las de los Ríos Deva y Calvo en Achas o la del Camiño da Raíña que lleva a la Franqueira que conocen muy bien los caminantes de Sendereando.

En en centro de la villa se halla Casa Eligio que es donde nos espera un variado menú del día a base de guisantes con jamón, callos con garbanzos, filetes de merluza o ternera estofada seguidos de postres varios algunos de honda tradición como la leche frita. No estuvo mal por su módico precio que además, en esta ocasión, llevaba de regalo una taza de no recuerdo de qué evento, obsequio de la casa.

Contentos como siempre después de la pitanza y sobremesa, emprendemos el regreso al punto de partida dejando atrás el las calles de la villa para retomar el paisaje rural.

Brilla la hierba en las fincas y prados bajo el sol esplendente de la tarde cuando nos adentramos en la espesa floresta de los pinares bajo cuya sombra agotamos los últimos pasos de la espléndida jornada de este lunes.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
22,560 Km. 6 h. 7 min. Media Despejado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s