Toros y ciervos desbocados

Hoy ha sido un lunes especial, tanto por la inclemencia del tiempo como por la impresionante estampa que ofrecían los ríos y fervenzas.

La primera que nos encontramos es la del río Cortella, a un par de kilómetros del monumental monasterio de Melón. El difícil acceso a lo largo de una levada nos lleva a un  muiño detrás del cual asoma la caída del río, todo espuma y furor.

Seguimos por pistas forestales y caminos que cruzan las localidades de Cima de Vila,  Mourisca y A Cortella, pequeños núcleos rurales casi perdidos en las estribaciones de los montes de Melón, vadeando O Rego da Cabana por el puente homónimo después del cual  se recrudece nuestra lucha contra los fuertes vientos y los recios chubascos que ponen a prueba paraguas, botas y chubasqueros.

Alternando tramos de carretera con pistas y senderos, alcanzamos la aldea de Tourón, antesala del impresionante e inolvidable espectáculo que nos han preparado  las intensas lluvias y los fieros vientos: la fervenza de Tourón cuyo nombre evoca en esta mañana el ruido y la furia de un inmenso toro ensabanado que se precipita desde la altura blandiendo sus cuernos enormes y su blanca piel convertidos en un colosal chorro de agua y espuma precipitándose en la hirviente poza para rebotar en las grandes lajas de granito y continuar, en furiosa corriente, monte abajo por el río Cerves que, un poco más abajo, fluye con su cauce henchido y rebosante, formando rápidos y saltos cuyas aguas sugieren, en sus violentas sacudidas, la imagen de fantásticos ciervos de vistosa cornamenta y ágiles formas fundiéndose en una frenética carrera con las violentas aguas que galopan alocadas río abajo.

Ha valido la pena la dura caminata que nos ha permitido contemplar el impresionante cuadro que nos ofrece la naturaleza tan sólo en ocasiones como ésta.

Rematamos la jornada en el restaurante Bonsai, en las afueras de A Cañiza, en donde nos han atendido muy bien con un agradable y económico menú regado con aceptables tintos y blancos del Condado.

Revestidos con ropas secas y resguardados de vientos y tempestades, hemos celebrado el haber disfrutado de las maravillosas sensaciones de la mañana ante el fastuoso panorama que nos han regalado los ríos Cerves y Cortella el cual permanecerá en nuestra memoria de forma indeleble.

Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
16,690 Km. 5 h. 28 min. Media Lluvia y viento

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s