GR 59: Sendero ecológico del Morrazo

El Miércoles pasado nos fuimos a Cotoredondo con la intención de recorrer un trecho de esta hermosa ruta, inaugurada hace unos pocos años, a bombo y platillo. Partiendo del PK. 0, intentamos bajar por el sendero que discurre en su primer tramo paralelo al río Maior. Fue tarea imposible. A pesar de nuestros esfuerzos por seguir adelante hubimos de renunciar pues la maleza y las zarzas cegaban el camino impidiendo el avance. Probamos a entrar en este tramo desde la carretera por dos puentes de madera, antaño hermosos, que atraviesan el riachuelo pero, una vez más, zarzas y maleza no nos permitieron el paso.

En vista de que por esta zona no era posible acometer la ruta, lo intentamos en el sentido opuesto. Como puede apreciarse en las imágenes de más abajo, a poco de comenzar la ruta nos encontramos con que del poste indicador que hay casi al comienzo, solamente le queda el pie sin los rótulos que orientan al caminante. Más adelante nos topamos con bifurcaciones sin señalizar, marcas casi invisibles, pues están cubiertas por el musgo, otras que han sido borradas a golpe de cincel, postes que han sido arrancados no se sabe con qué intención que no sea la de un descerebrado que goza destruyendo sin que lo vean, etc., etc.

El Sendero Ecológico del Morrazo es un patrimonio de belleza y salud que la Mancomunidad del Morrazo ha puesto a disposición de todos los aficionados al senderismo, y esto es motivo de inmensa gratitud por parte de los que amamos la naturaleza y los senderos que nos permiten disfrutarla.

Los que, de verdad no es de recibo, es el hecho de que se dilapide semejante tesoro que ha sido conseguido con los dineros públicos, o sea los nuestros, y con ayudas de organismos comunitarios, por falta de atención y mantenimiento.

Si bien presumieron en su día las autoridades que inauguraron esta preciosa ruta, seguramente adornando la efemérides con elocuentes y prometedores discursos, bien harían ahora en entonar el mea culpa y hacer que se lleven a cabo las actuaciones necesarias para acondicionar la ruta, que más que asunto de dinero, que mucho no hace falta, es cuestión de voluntad e interés.

Hacemos votos porque no tarden en hacerlo y nosotros… que lo veamos.