Lérez-Cerdedo

Seguimos, en este tiempo de estío, caminando por la ruta de los puentes del Lérez, aunque en esta ocasión solamente pasamos por el de Parada, un hermoso ejemplar de origen medieval realizado en mampostería y sillería de granito y pizarra.

Habíamos comenzado la caminata en el atrio de la iglesia de Santa María de Folgoso, cerca de la capital del concello de Cerdedo. Bajando hacia el río, que está muy cerca, atravesamos el puente Do Pego, en la carretera, y un poco más arriba nos topamos con la ermita de Nª. Sª do  Pego , completamente restaurada. Cuando estuvimos por aquí en el 2011 estaba prácticamente en ruinas, sin tejado y rodeada de cascotes. Los alrededores de la ermita han sido copados por las instalaciones de un canal hidráulico para la producción de electricidad lo que nos obliga a seguir por el asfalto un buen trecho hasta desviarnos por el camino que nos lleva al río.

En estos días de calor se agradece la sombra y la hermosura de los bosques de ribera. Lo que no es tan agradable es el pésimo estado en que se encuentra el camino, quizás antes sendero  de pescadores pero ahora escondido bajo la hierba crecida a veces con socavones que son auténticas trampas, otras con zarzas dificultando el paso las cuales  hay que apartar a bastonazos.

Pasado el citado puente medieval, salimos a la carretera por el lugar de Parada de Cameixa para adentrarnos de nuevo en los dominios del río, por el mismo sendero cubierto por hierba y maleza hasta que  el camino se cierra de tal forma que no nos queda más remedio que dar la vuelta y renunciar  al puente Gomail que era el punto de regreso.

Como el camino quedó abierto a la ida, la vuelta por la misma senda no es tan laboriosa  por lo que, aligerando la marcha, no tardamos en recuperar el puente Do Pego y el punto de inicio en la iglesia de Folgoso en donde una parte de la tropa regresa motorizada al restaurante.

Los demás continuamos, esta vez monte arriba, a pleno sol que a esta hora del día descarga  con saña su tórrido aliento sobre nuestras espaldas durante casi dos horas. Por fin, en el restaurante Meu Lar, en Cerdedo, nos espera el resto aseado y fresco para compartir el bien merecido yantar después de la extenuante caminata.

A cabo de un par de horas de agradable convivencia, los del núcleo duro reemprendemos la marcha bajando al río Do Castro que baña Cerdedo por su ladera sur. A pesar de la sombra que nos deparan sus riberas, el recorrido se hace duro a esta hora en la que el calor aprieta.

Llegados al lugar de Cernados, ya en lo alto, una fuente con tres caños nos alivia del agobiante esfuerzo que ha supuesto superar la dura rampa. A los pocos metros de nuevo la maleza nos cierra el paso por lo que hemos de desviarnos  a la carretera pisando asfalto durante un par de kilómetros hasta dar con el punto de inicio y final en la explanada de la iglesia de Santa María de Folgoso.


Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
20,150 Km. 7 h. 15 min. Media Sol y calor

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s