¡Qué verde era mi valle!

Es el título de una película de Jhon Ford que fue premiada con un cinco efigies en 1941. Un minero galés recuerda cómo habían sido sus días de infancia en aquel verde valle que tuvo que abandonar para trabajar en las minas.

También casi todo es verde en la ruta que hemos hecho en este lunes.

No ocurre como en otros sitios en los que las especies invasoras han expulsado a las autóctonas y donde reinaba el espléndido verde de nuestros caducifolios se expande ahora el fúnebre color de eucaliptos y acacias.

Hoy ha  sido puro senderismo caminando sobre toda la gama de senderos, a saber: carreiriños, corredoiras, congostras , y pistas forestales casi siempre entre frondosas carballeiras de verde intenso y algunos pinares cuyas acículas de color más apagado atenuaban la brillantez de las copas de los robles y castaños.

Hoy todos esos caminos que en tiempo pasados eran las vías de comunicación de la gente del rural son se uso casi exclusivo de los aficionados al sano ejercicio de caminar por el simple gusto de disfrutar de estos lugares en los que la naturaleza se nos ofrece en su versión más genuina y amable.

Los carreiriños, esos caminitos tan estrechos por los que apenas cabe un par de pies que se deslizan como escondidos entre las altas hiervas .

Las corredoiras y congostras, caminos de carro en cuyas piedras se ven de vez en cuando las rodelas  o huellas que a lo largo de los años han ido esculpiendo sus llantas de acero.  Más  anchas y profundas, serpentean entre entre cercados, muros u otras elevaciones del terreno.Brilla el vede musgo sobre las piedras centenarias que bordean el camino.

Y así, entre verde y más verde, va la marcha que se inició en la iglesia de San Pedro de Moreiras, un templo monumental con detalles románicos, barrocos y renacentistas rematado por dos impresionantes torres.

Solamente Toén, Pontón y Trelle son los lugares habitados por los que pasa el recorrido. Toén es la capital del municipio. Lo más destacado es su iglesia que no reviste la monumentalidad de la de Moreiras. Trelle es una parroquia de Toén en la que llaman la atención algunas viejas casas deshabitadas y Fondón más de lo mismo pero más pequeño.

Es una ruta cómoda, sin cuestas de importancia, muy bien señalizada, hasta el punto de que puede hacerse sin GPS por lo que sus casi 20 Km. se andan con poco esfuerzo resultando la caminata de este lunes un agradable paseo por las verdes tierras de Toén.

Datos de la ruta Distancia Duración Dificultad Tiempo
19,340 Km. 4 h. 53 min. Baja Nublado 

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s