Refugio de caminantes

San Campio fue un soldado romano que, por negarse a abjurar de su fe cristiana, padeció martirio en tiempos de Diocleciano, allá por el año 306. Le siguieron su esposa Arquelaida y sus tres hijos. Por eso, este santo es el patrón , o era, de los mozos que iban a la mili. Se encomendaban al soldado santo para salir bien parados de su experiencia militar.

Pues bien, San Campio es muy popular en Galicia y existen muchos santuarios y capillas de dedicados a él en las cuatro provincias gallegas pero, quizás el más importante y monumental, es el que se encuentra en Figueiró, en el ayuntamiento de Tomiño. Vale la pena visitarlo.

Aparte de su interés religioso y turístico este santuario es también un complejo residencial y formativo. Dispone de biblioteca, albergue para peregrinos y convenciones, comedor cerrado para más de cincuenta personas, asadores y mesas al aire libre, aseos limpios y cuidados, tienda de recuerdos, etc.

Una curiosidad que os recomiendo visitar es la llamada “Capilla del peso”. Es un pequeño oratorio anexo a la iglesia en la que hay una gran balanza, uno de cuyos platos es un asiento en el que se acomodaba el devoto mientras, en el otro plato, se cargaba, como ofrenda al Santo, con trigo, maiz, huevos, etc., hasta que ambos quedaban equilibrados.

Lo más sorprendente de todo este conjunto es que todas las puertas y accesos están abiertos y la entrada es libre para todo el mundo. Incluso la tienda de regalos, con su mercancía a disposición de quien la quiera comprar. No hay dependiente, el dinero se deja allí. Únicamente el albergue está cerrado, pero a disposición de quien lo necesite. Solamente hay que pedir la llave a D. José Luis Portela, el párroco que es el alma mater de todo el complejo, su promotor y conservador y que también es el ecónomo del Obispado. Por algo será.

Por eso, los muchachos de “Los lunes al sol” hemos escogido este sitio como refugio en nuestras marchas de los lunes, cuando hace mal tiempo. Allí, en San Campio, después de un recorrido de cuatro o cinco horas por la sierra del Argallo, en cuyos aledaños se encuentra este santuario, podemos asearnos, cambiarnos de ropa, cocinar y comer, ya sea al aire libre o bajo techo, sin tener que pedir permiso a nadie.

Y, después, en el bar de enfrente, nos tomamos el café.

Anuncios

4 pensamientos en “Refugio de caminantes

  1. Pingback: ENTRE VIVEROS Y VIÑEDOS « Sendereando

  2. Pingback: Agenda del trimestre « Sendereando

  3. Pingback: Luis en el recuerdo « Sendereando

  4. Pingback: Entre Loureza y San Campio | Sendereando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s