La “perceberancia” de Casa Paco

Entre Baiona y O Rosal, la carretera PO 354 atraviesa la sierra de A Groba, pasando por Chan da Lagoa, O Cortelliño y Torroña, una solitaria localidad con unas pocas casas entre las que destaca Casa Paco famosa desde hace unos cuantos años por su estupendo menú a base de percebes y cabrito.

Los senderistas de la Caminata Sabatina, como es de suponer , no llegamos a Torroña por la PO 354 sino por los caminos y pistas que partiendo de Oliveira (Borreiros, Gondomar) discurren en un primer tramo por el GR 58 o Sendeiro das Greas, atravesando la hermosa y frondosa Fraga de Oliveira, vadeando el río Groba y desviándonos  después del GR para seguir el trazado diseñado por nuestro compañero y amigo Eduardo y llegar ,después de casi cuatro horas de navegación, a nuestro destino, Casa Paco.

Para ello hubo que hacer un buen acopio de perceberancia, palabra acuñada por el filólogo del grupo, nuestro querido Jaime, y es que los percebes que allí nos esperaban eran un buen aliciente para perseverar en el esfuerzo y continuar sin desmayo para llegar a nuestro destino cuanto antes.

Tras un entusiasta sprint final llegamos a las dos en punto a Casa Paco en donde a los 16 caminantes se nos unieron otros 14 ex-andariegos y amigos. No nos decepcionó  el restaurador con sus percebes calentitos y su sabroso cabrito regado con mencía y barrantes, rematando el festín con postres caseros de variada oferta y chupitos. En fin, perceberancia dentro y fuera de Casa Paco.

Nuestro entrañable  Dietmar tiró de acordeón y  amenizó la sobremesa con un extenso recital que levantó entusiastas aplausos de la concurrencia, que era mucha, pues el restaurante estaba lleno a tope, rematando su actuación con un dúo de acordeón y laúd, tañido éste último por el que suscribe.

Ya con el restaurante ocupado casi exclusivamente por nosotros, levantamos la sesión contentos y satisfechos. La mayor parte regresaron en sus vehículos y solamente unos cuantos adictos volvimos andando a Oliveira con el pequeño percance de que el que esto escribe perdió su cámara en algún punto de la rápida caminata, por lo que hubo de recurrir a las fotos de Cristina y Nieves para ilustrar esta crónica agradeciéndoles desde aquí su colaboración.


Parada para la fruta y en camino de nuevo.


Preparados para la percebada/cabritada. Comienza la sobremesa.


Dietmar y José en plena actuación.

Distancia Duración Dificultad Tiempo
Datos de la ruta 23,78 Km. 5 h. 80 min. Media Lluvia y sol

Para ver el mapa y más detalles de la ruta hacer clic con el ratón aquí.